11.3.16

UNA HISTORIA QUE MERECE SER CONTADA

Más por más
(Parte 1 de 4)
Felipe Reyes.- El grupo de ciudadanos que estábamos ahí no nos conocíamos. Unos eran vecinos de ciudad del sol, otros clientes de la plaza, había un grupo de estudiantes y profesores universitarios, algunos ciclistas y otros simples transeúntes que descubrimos que aquel 22 de septiembre del 2007, paradójicamente día mundial sin autos, la entonces Secretaría de Vialidad del Gobierno del Estado de Jalisco había iniciado un ejercicio de agilización vehicular en la Av. López Mateos que priorizaba indiscriminadamente el flujo de automóviles sobre la avenida limitando la circulación perpendicular de peatones, ciclistas, transporte público e incluso otros autos.

Coincidíamos en la falta de tino de la acción y la necesidad de exigirle a la autoridad la suspensión del proyecto. El anuncio oficial incluía la amenaza de realizar cada fin de semana el que después se conocería como “viaducto López Mateos”.
Los semáforos en los pasos cebra frente a Plaza del Sol tardaban hasta 12 minutos en ceder el paso al peatón haciendo que en cada cruce se juntaran decenas de personas ansiosas por llegar al otro lado de la avenida. Esto envalentonó al grupo de ciudadanos para atreverse a detener el tráfico automotor haciendo señas con las manos y permitir el paso de los peatones. En un rato la fila de automóviles congestionados se alargaba un par de kilómetros y los automovilistas perdían la paciencia y reaccionaban en contra de los manifestantes. Una semana después se repitió el escenario, esta vez con pancartas y aunque con mucha desorganización, el escenario volvió a ser el mismo: automovilistas enojados y un grupo de manifestantes deteniendo el tráfico y generando confrontación.
Alguien sugirió que no era buena idea confrontar a los automovilistas tomando en cuenta que la interpretación del problema podría desviarse y acabaría generando apoyo político a la aberrante y autoritaria decisión de la Secretaría de Vialidad de priorizar el flujo de automóviles y además dar continuidad al ejercicio todos los fines de semana.
El tema de fondo era comunicar la necesidad de replantear una ciudad infestada por carros y promover el paso hacia una movilidad sustentable en la ciudad; con transporte público de calidad, vías ciclistas seguras, banquetas accesibles, y todo lo que ello implica. Algo, un tanto idealista considerando que Guadalajara es una ciudad muy conservadora que ya llevaba entonces décadas empecinada en construir infraestructura para autos, y que alberga grupos sociales incapaces de ver otro modo de desplazarse en la ciudad que no sea a bordo de un automóvil.
Entre el grupo de ciudadanos se convocó a una reunión abierta de opositores al viaducto en las instalaciones de la Escuela Superior de Arquitectura con el fin de planear alguna estrategia a seguir para detener el absurdo ejercicio y comunicar apropiadamente la problemática que ocasionaba.
Las semanas siguientes las manifestaciones siguieron pero en tonalidades más amables, las pancartas se quejaban no solo del viaducto sino de la falta de un plan integral de movilidad sustentable para la ciudad y de la manera en que se estaban haciendo las cosas a base de “ocurrencias”. Pronto resaltaría la capacidad mediática del grupo, el tema de la oposición ciudadana al viaducto López Mateos fue predominante en prensa por meses.
Ante la incapacidad del gobierno para escuchar argumentos el grupo decidió continuar la protesta de manera festiva y pacífica a las afueras de Casa Jalisco. Con tambores, bicicletas, patinetas, niños, dulces y pancartas el 20 de octubre del 2007 la protesta se realizó en el camellón de Manuel Acuña y se entregó en casa Jalisco una carta dirigida al gobernador exigiendo la suspensión del viaducto y la creación de un plan integral de movilidad sustentable.
Tras el caso omiso que hizo Emilio González a la solicitud de cancelación del viaducto las ya organizaciones decidieron continuar con festivales de la movilidad, foros de análisis, eventos callejeros de recuperación del espacio público, paseos ciclistas y campañas de difusión.
Durante el 2008, el tema de movilidad se consolidó como nunca antes en el discurso de los grupos políticos, los diarios locales comenzaron a cubrir las temáticas relacionadas y comenzó, de alguna manera, el debate público para transitar hacia una movilidad sustentable.

No hay comentarios.: