15.4.16

¡Guadalajara, a punto de convertirse en la CDMX!


La basura de aire que respiramos nos asfixiará: Investigador
El excesivo parque vehicular aunado al cúmulo de obras públicas que impiden la circulación vial ha generado un panorama devastador para el medio ambiente, ya que “respiramos basura” y no hay acciones contundentes del gobierno para combatirlo 
Por Rafael Hernández Guízar/pagina24Jalisco
El desmedido uso del automóvil particular, un pésimo servicio de transporte público y la cantidad de obras públicas que se realizan en la ciudad sólo provocan que la calidad del aire esté al borde del colapso, a la par de lo que sucede en la contaminada Ciudad de México, que padece los estragos de una calidad del aire ausente/Foto: Cuartoscuro
El desmedido uso del automóvil particular, un pésimo servicio de transporte público y la cantidad de obras públicas que se realizan en la ciudad sólo provocan que la calidad del aire esté al borde del colapso, a la par de lo que sucede en la contaminada Ciudad de México, que padece los estragos de una calidad del aire ausente/Foto: Cuartoscuro
A sólo un paso de que Guadalajara colapse igual que la ciudad de México por la mala calidad del aire y la “corta visión” de las autoridades para planear el crecimiento de la metrópoli, sentenció ayer un catedrático de la Universidad de Guadalajara (UdeG).
 
Luis Fernando Álvarez Villalobos, investigador del Centro de Estudios Urbanísticos del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), en entrevista dejó en claro que la Zona Metropolitana de Guadalajara está al borde del colapso ante el cúmulo de obras públicas que se han dado al mismo tiempo, generando mayor contaminación y por ende, poniendo en riesgo de intoxicación por contaminantes a los mismos ciudadanos.
“No me gusta ser pesimista, creo que la ciudadanía está reaccionando, pero si seguimos haciendo las cosas como las estamos haciendo ya sabemos qué es lo que va a pasar (…). Las condiciones de la ciudad del aire son similares a las de la Ciudad de México, sí, estamos respirando basura. Acaban de decir en el Congreso de la Unión, son 22 mil muertes anuales por la mala calidad del aire y tenemos condiciones similares, pero una sola sería suficiente para alarmarnos”.
El catedrático resaltó que en la ZMG, uno de los problemas más graves lo constituye el hecho de que “el parque vehicular ha crecido y la infraestructura no crece, a ello le hemos agregado una dispersión urbana que dada la mala calidad del transporte público, todo mundo se quiere mover en un auto particular, hoy en día se consigue fácil un auto, mucho más que una casa”, dijo, abundando respecto al uso desmedido del automóvil pero no por comodidad, sino como necesidad por un transporte público deficiente.
“Hace falta planeación y en términos rigurosos de aquello que se plantea y cómo se va a ir atendiendo; sí, la ciudad está creciendo en forma desordenada, quiere decir que no responde a cánones de planeación, vemos que hay lugares donde hay hasta cinco mil casas sin servicios y esto implica que las personas vengan al centro por lo que necesitan; a esto le llamamos economía urbana, costos que la ciudadanía sigue incrementando, hay mala planificación del espacio, el espacio no es accesible, es independiente de la ciudad”, dijo.
–Hay costos muy altos que las personas pagan, gastan hasta cinco horas en trasladarse desde sus domicilios hasta su fuente de trabajo.
–Hay dos partes, una la de los costos, y tiene que ver con las decisiones que tomamos en tratar de resolver esto; hay familias que se van a la periferia y finalmente deciden olvidar la casa y olvidar el crédito, regresar al hacinamiento con sus familiares, son costos de calidad de vida; la otra parte  tiene que ver con la planeación de la obra, utilizar Ávila Camacho o avenida Revolución como patio de maniobras tiene un alto costo para toda la ciudad. El transporte público tiene un alto costo y es malo.
Luis Fernando Álvarez fue contundente, resaltó que la movilidad de la ciudad no se puede dejar en su totalidad a las autoridades, sino que la ciudadanía misma debería ser participativa y vigilante de las decisiones, incluso exigir que sea la que genere propuestas para que la urbe prospere.
“La ciudadanía tiene que apropiarse de estas discusiones, el tema de la movilidad se lo han apropiado los políticos, la alternativa tecnológica no debe estar a disposición de políticos (…). Debiéramos en términos de metropolización (sic) regular esto; un transporte que tiene placas federales no puede circular en la ciudad y cómo circula entonces en espacios que de pronto son urbanos y luego son foráneos, esto lo convierte en un transporte pirata, pero cómo lo combatimos y regulamos; la emisión de gases, la situación de los choferes, por ejemplo”, dijo.
–Maestro, pero seamos sensatos ¿el transporte le corresponde al estado?
–Sí.
–Entonces por qué entrega el estado todos los servicios, por qué permiten que entren plataformas como Uber que generan problemas, solapan esto y violan sus obligaciones. Es parte de una política entreguista.
–El sistema es indigno y genera muchas ganancias, tenemos que regular eso, cómo damos un servicio de calidad y cómo damos mejoras laborales. Los choferes del transporte deben ser un ejemplo, los mejores (…); tenemos que tener reglas claras, por qué para hacer un recorrido debo pagar hasta tres pasajes. Hoy podría tomar tres camiones con una tarjeta electrónica pagando el mismo pasaje. Es un tema de honestidad y es un tema del sistema.
Así pues, Álvarez Villalobos aclaró que se debe actuar de inmediato para frenar la catástrofe que se anuncia para la ZMG, pero en conjunto como municipios metropolitanos para que las líneas de acción sean las mismas y rápidamente se tengan resultados.

No hay comentarios.: