5.4.16

Más por más
Alejandra Guillén.- Respirar aire contaminado es ya parte de la cotidianidad de los habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara. Tan sólo este año, de los primeros 68 días, 59 registraron mala o muy mala calidad del aire, con registros de entre 101 y 200 puntos IMECA, principalmente por partículas suspendidas de menos de 10 micras (PM10).
Es decir, sólo nueve días se registró aire con calidad “regular”.

El 96% de los contaminantes provienen de los automóviles, así que cualquier intención de reducir los contaminantes que respiramos tiene que pasar por la disminución del parque vehicular. Sin embargo la tendencia pareciera que fuera matarnos con venenos que nosotros mismos emitimos: en 1980 había 347 mil 483 vehículos y en 2014 se llegó a tres millones 76 mil vehículos.
En 2015 hubo 98 días con mala y muy mala calidad del aire, que es casi la tercera parte del año. También se registró un día con 230 puntos IMECA de contaminación por PM10 y las contingencias se activaron en las estaciones Santa Fe, Las Pintas y Miravalle.
Los años anteriores no hubo mejor calidad del aire, pues en 2013 hubo 119 días que superaron los 100 puntos IMECA y en 2014 fueron 126. En 2014 fueron 123.
Durante 2013 se activaron seis contingencias ambientales en Las Pintas, una en Atemajac y otra en Santa Fe. El siguiente año fueron otras seis en la misma estación Las Pintas, siete en Santa Fe, dos en Miravalle y una en la estación Tlaquepaque. Las activación de la contingencia más larga duró ocho días, el 1 de diciembre de ese año, por contaminación de partículas suspendidas PM10.
El Índice Metropolitano de Calidad del Aire (IMECA) contempla que arriba de 101 puntos la calidad del aire es mala y puede generar efectos adversos a la salud en la población, en particular a los niños y los adultos mayores con enfermedades cardiovasculares y/o respiratorias como el asma. Cuando sobrepasa los 151 son mayores los efectos adversos.

Los carros
La mala calidad del aire está relacionada directamente con que hay un muy alto índice de motorización. Incluso Jalisco siempre ha tenido más carros que Nuevo León.
El 96% de las emisiones de contaminantes atmosféricos generados en la zona urbana proceden de fuentes móviles (automotores particulares en su mayoría, siendo el monóxido de carbono el contaminante emitido en mayor proporción), seguidas por las emisiones provenientes de las llamadas fuentes de área con un 3% y las fuentes fijas con un 1 por ciento.
Entre las fuentes fijas que pueden generar contaminantes están la industria química, plásticos y alimentaria, así como a las fuentes de área que contemplan establecimientos con uso de solventes, estaciones de combustible y productos de limpieza, entre otros. El problema es que los compuestos que emiten son potencialmente muy riesgosos para la salud de las personas expuestas, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Territorial.
En los informes anuales de calidad del aire de 2013 y 2014, la Semadet especifica que el área metropolitana de Guadalajara tiene afluencia de aire marítimo tropical y de sistemas anticiclónicos, tanto del Golfo como en el Oceáno Pacífico, lo que inhibe el mezclado vertical del aire. Recibe abundante radiación solar por su latitud de 20ºN, lo que hace que la atmósfera sea fotorreactiva. En presencia de luz solar, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno reaccionan fácilmente para formar ozono y otros oxidantes.
Las PM10 se presentan durante invierno, principalmente, y en verano es cuando hay más altos índices de ozono.
La estación Las Pintas es la que más niveles de partículas menores de 10 micrómetros registra, y en general son contaminantes que se concentran en el sur de la ciudad.

Lo que no se mide
El informe de 2014 de la Semadet señala que los carros son principales emisores de contaminantes criterio (perjudiciales para la salud), sin embargo hay contaminantes como compuestos orgánicos volátiles que destacan por su toxicidad el benceno y tolueno, contenidos en gasolinas y solventes usados en giros comerciales e industriales, y no cuenta con normatividad.
Ese año se emitieron 2.7 millones de toneladas de contaminantes (47% de la emisión estatal). El 47% corresponde a Guadalajara, el 27% a Zapopan, el 11% a Tlaquepaque, el 8% a Tonalá, el 5% a Tlajomulco y el 2% a El Salto. Según inventario de Emisiones Estatal, Jalisco, 2008.

Aire que mata
La población más afectada por la polución del aire está en el sur y suroeste de la ciudad, de acuerdo a estudios realizados sobre el tema. El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático señaló que en México, entre 2001 y 2005, la contaminación del aire se relacionó con la muerte de 38 mil personas a causa de padecimientos como el cáncer de pulmón, enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias. En 2010, la Organización Mundial de la Salud reportó que en el país fallecieron 14 mil 700 personas por las mismas causas (fuente: Hazladetos.com). En la maestría en Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara se han realizado distintas investigaciones sobre los efectos de la contaminación del aire. Tania Parada Gallardo describe que los habitantes del Centro y el Sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara sufren alta exposición al ozono y al PM10. Las mayores tasas de mortalidad por enfermedades isquémicas del corazón se presentan en Guadalajara, llegando a ser de 83 muertes al año por cada 10 mil habitantes, siendo diciembre y enero donde se registra el mayor incremento. Su investigación es “Variabilidad climática, ozono, pm10 y mortalidad por enfermedades isquémicas del corazón y neumonía: zona metropolitana de Guadalajara 1996 a 2009”.

Contaminantes y efectos
SO2 Bióxido de azufre
Causa broncoconstricción, bronquitis, traqueítis. Agrava enfermedades respiratorias y cardiovasculares existentes.
03 Ozono
Irrita el sistema respiratorio, reduce la función pulmonar, agrava el asma, inflama y daña las células que recubren los pulmones. Agrava las enfermedades pulmonares crónicas. Se asocia directamente a incrementos en la mortandad.
PM10 Partículas de fracción respirable
Agravan el asma. Favorecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares. En mujeres embarazadas pueden ocasionar disminución en el tamaño del feto y, una vez nacido, reducción de la función pulmonar.
PM2.5 Partículas de fracción respirable
Éstas ingresan a la región más profunda del sistema respiratorio. Existe una relación de mortandad en todos los grupos de población.
Compuestos orgánicos volátiles
Efectos tóxicos hasta daños crónicos y celulares tales como cáncer (benceno).

No hay comentarios.: