17.5.16

Dudas por peatonálización

Alejandra Guillén/más x más.- Las declaraciones de funcionarios municipales y estatales sobre la peatonalización de avenida Alcalde cada vez son más frecuentes, aunque el Centro Estatal de Investigación de la Vialidad y del Transporte informaba en marzo que no existe ningún estudio técnico al respecto. Por esto aún no se conoce si el plan incluye el cierre total o parcial de la avenida, o tramos que se tranquilizarían.
El secretario de Infraestructura y Obra Pública, Roberto Dávalos López, ha declarado que el proyecto ejecutivo estará listo en junio y que se realizará con recursos del Fondo Metropolitano.
Los comerciantes por ahora no tienen idea de qué sucederá, lo que provoca especulaciones y temor ante la implicación de la obra.

En su mayoría se quejan de que las ventas les bajaron a más de la mitad (todos los entrevistados coinciden en la cifra) con el cierre de algunos tramos de 16 de Septiembre para la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero.
Algunos cuantos ven positivo el cierre de esta avenida, pensando en que habrá más afluencia de gente. Otros dicen que si ya “van a hacer lo que quieren, como es costumbre”, que de perdida les reforesten la zona, porque han retirado todos los árboles adultos y sólo han puesto arrayanes que “en vez de dar sombra, dan lástima”.
El alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, ha señalado que la tranquilización o peatonalización de la avenida Alcalde comprendería 27 cuadras, desde la Glorieta de la Normal hasta la avenida Revolución.
En el Jardín de San Francisco, los taxistas del Sitio 3 piensan que si fueran turistas, estarían encantados, pero en su jale no les conviene porque andarían a vuelta de rueda cada que salgan y entren del Centro. “Además mire nada más a toda la gente, se cruzan la calle cuando está en rojo, necesitan primero educarlos. Este corredor de Colón tiene espacio para el vehículo, y los peatones se molestan porque transitamos por ahí, ah, no, imagínese ahora que cierren todo Alcalde”, dice un taxista que no alcanza ni a decir su nombre porque le llega un cliente.

Arnulfo, quien trabaja en un negocio de pollos asados ubicado a media cuadra del jardín de San Francisco, se sale del local y señala dónde están construyendo una estación de la nueva línea del Tren Ligero: “Mire, el gobierno siempre hace lo que quiere, vea nada más cómo nos han dejado el parque, han tumbado unos siete árboles, que es lo más bonito, lo poquito que queda en esta zona, y los están tumbando, yo creo que no se vale, los árboles dan oxígeno, ahora imagínese, para qué queremos tanta calle peatonal si no han dejado ni un solo arbolito”.
En la banqueta frente a su negocio hay dos arrayanes que se ladean, que apenas si están en pie. Arnulfo recuerda que los pusieron por lo menos hace unos diez años y no han podido crecer porque los camiones y carros que pasan los rozan, los raspan, el smog los afecta, “y no falta el abusado que pela los árboles nomás porque les cae gordo”. En su opinión la afectación de la peatonalización será para quienes se trasladan en camión de lugares lejanos, como Tlajomulco, “imagínese, toda la gente tendría que caminar desde la Calzada, o desde Federalismo. Aunque sí, sí se vería bien, eso sí, pero siempre y cuando lo hicieran bien, con muchos árboles, que quede bonito”.
En una zapatería, el empleado Antonio Hernández sólo pide que se planee bien, que consulten con toda la gente afectada y también hace énfasis en los árboles: frente a su negocio también hay puro arrayán que no da sombra y para ellos que todos los días andan por el Centro, es muy duro caminar bajo el sol en pleno mayo. “Mire, nos sembraron estos arbolitos (arrayanes), yo me pregunto de quién era el vivero, o de a cómo fue el negocio y para quién. Hay lugares donde hay espacios amplios y aún así pusieron arbolitos que nunca van a dar sombra”.
Rosa María Hernández, que trabaja en un negocio de donas, frente a los portales que actualmente están apuntalados para evitar que se dañen cuando pase la tuneladora, dice que a ella le hubiera beneficiado el Tren a Tlajomulco, porque allá vive y diario hace una hora y media para llegar a su casa, es decir, tres horas diarias perdidas en el camión.
Hilda, empleada de una farmacia, ella sí ve positiva la peatonalización, aunque para el negocio no sabe qué tanto, porque antes tenían mayor afluencia de gente, todos los que tomaban el camión afuera del local. “Yo tengo un año trabajando aquí, y ya me duele la garganta, me raspa, porque el centro está muy contaminado por los camiones y los carros, tal vez por ahí sí nos beneficiaríamos. Pero lo que veo es que no hay árboles, falta sombra”.
Aidé Castillo, otra comerciante, no ve los beneficios y cree que van a dejar pelón de árboles porque al tener el tren por debajo de la tierra, no habrá espacio para las raíces de los árboles. “No sabemos nada nunca, nomás nos avisan cuando ya se van a hacer las cosas, no sabemos ni cuándo va a pasar la tuneladora y tenemos el temor de que estén frágiles las casas viejas, sobre todo después del temblor. Así que lo de la peatonalización, pues tampoco nos van a preguntar, nada más lo van a hacer”.
En un negocio de velas, el joven que atiende, Diego, considera que el Centro sería más agradable si se saca a los camiones y también cree que las ventas subirán.
Lo que no quisiera tampoco es que le dejaran un andador como el de la calle Colón, donde prácticamente no hay árboles que den sombra.
Mientras no hay información concreta, la actitud de muchos comerciantes es de rechazo.

Una misma idea, distintos fines
Tranquilizar la Av. Alcalde es una idea que viene de lejos, en un momento determinado llegaron a transitar su trazado más de tres decenas de rutas de camión. Pero la idea más reciente surgió a partir de las obras de la Línea 3 del Tren Ligero.
Primero como iniciativa ciudadana en la plataforma Change.org, y luego como plan del gobierno del Estado y de Guadalajara.
“Estimo que si llegamos a un acuerdo con el gobernador y los presidentes municipales , la obra de avenida Alcalde pueda arrancar iniciando la segunda mitad de este año”, dijo el alcalde tapatío Enrique Alfaro el pasado mes de abril.
De acuerdo a Alfaro Ramírez el plan está siendo revisado por la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) de Jalisco.
Mientras que para Guadalajara sería una forma de incentivar el turismo y el comercio, para el gobierno de Jalisco representa un desafío redistribuir el tráfico de los 250 camiones que transitaban por hora en la avenida. Ya que se estima que las obras en la zona requerirían de cualquier manera sustituir rutas de camión para aforar la Línea 3.

No hay comentarios.: