4.7.16

Boleto al peligro

El sistema de transporte público de autobuses en Jalisco es más peligroso y mortal que el de la Ciudad de México, por lo que causa una cantidad mayor de decesos y heridos todos los años, pese a que la capital es más poblada, según los registros que elaboran sus autoridades.
 
El actual gobierno se comprometió a elaborar un Registro Estatal de Transporte Público, para transparentar las concesiones otorgadas y sus titulares  
24%
capitalinos está satisfecho con el transporte público, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 
32% 
jaliscienses satisfechos con el servicio de transporte público, arroja la encuesta en 2015
El sistema de transporte público de Jalisco se ha vuelto más riesgoso y mortal que el de la Ciudad de México, al que casi quintuplica en muertes causadas en los últimos años. Los cambios estructurales prometidos aún no son concretados por las autoridades

En el periodo de 2010 hasta marzo de 2016, los autobuses del transporte público de Jalisco se involucraron en accidentes que dejaron 462 muertos, de los cuales 237 eran peatones, de acuerdo con los archivos que brindó la Fiscalía General del Estado.

En ese mismo lapso, los autobuses y microbuses o minibuses de la CDMX causaron 100 muertes, un 78 por ciento menos a las de Jalisco, y de las que 66 eran peatones, según la autoridad capitalina competente, la Secretaría de Seguridad Pública y su Subsecretaría de Control de Tránsito.


En el rubro de heridos por accidentes donde participaron autobuses del transporte público, también tiene peores resultados el sistema de Jalisco que el de la CDMX.

La Secretaría de Movilidad de Jalisco contabilizó 7 mil 338 heridos del transporte de autobuses en ese mismo periodo de poco más de seis años, mientras que en la CDMX se registraron 6 mil 639, un 9 por ciento menos, también según su Secretaría de Seguridad Pública.

En la capital del país habitan 8 millones 918 mil 653 personas, y en el estado 7 millones 844 mil 830, de acuerdo a la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI.  .

Mientras tanto, las muertes en las que se ve involucrado el sistema de transporte de autobuses de Jalisco casi quintuplican a las del servicio capitalino, al cual también supera en un 259 por ciento en lo que respecta a fallecimientos de peatones, y en un 10 por ciento en personas lesionadas.  

Más peligroso

En el actual sexenio del gobernador Aristóteles Sandoval Díaz no sólo persisten las deficiencias históricas y estructurales del servicio público de transporte, también cada año este sistema se sigue volviendo más peligroso.

En el 2013, primero de este mandato, ocurrieron 65 muertes por accidentes del transporte público de autobuses; para el año siguiente, en 2014, aumentó ligeramente a 66 muertes; mientras que para 2015 alcanzó los 75 fallecimientos, esto es, un 14 por ciento más, según la Fiscalía General.  

Tan solo en el primer trimestre de 2016 la Fiscalía ya daba cuenta de 27 muertes con estas características. Esto significa que en lo que va del gobierno de Sandoval Díaz se han dado 233 fallecimientos en percances donde participaron autobuses del transporte público local.

Con esta cantidad de muertes ligadas al transporte público de autobuses, Sandoval Díaz no está muy lejos de alcanzar los registros de su antecesor panista, Emilio González Márquez, en cuyo sexenio se dieron 374 de estas muertes (2007-2012).

El primer funcionario que fue el responsable de la cartera de la Secretaría de Movilidad de Jalisco en esta administración fue Mauricio Gudiño Coronado, quien salió en julio de 2015 sin lograr implementar cambios relevantes en el sistema.

Su gestión concretó modificaciones más bien superficiales, como la renovación de unidades o la instalación de letreros luminosos, pero no más; luego, no obstante las pobres cuentas que arrojó, en abril de 2016 regresó como subsecretario de Administración, a cargo de las compras y la nómina de toda la administración pública estatal.

Con el actual titular de la Secretaría de Movilidad, Servando Sepúlveda Enríquez, las cosas no han mostrado mejoras notorias.

De los registros de Fiscalía sobre el actual sexenio, 158 muertes se dieron en la Zona Metropolitana de Guadalajara, y otras 75 en el interior de Jalisco; mientras que con respecto al sexenio pasado, 288 muertes se dieron en la metrópoli, y otras 86 en el interior del estado.

Promesas al aire

Entre los cambios al sistema de transporte público de Jalisco considerados estructurales, está el reordenamiento de rutas con la migración del modelo de hombre-camión hacia rutas-empresa, además de la implementación del prepago que traería, entre otros efectos, certeza sobre los ingresos que obtienen los concesionarios.

El actual gobierno se comprometió a implementar esos cambios, que vendrían luego de elaborar un Registro Estatal de Transporte Público, para transparentar las concesiones otorgadas y sus titulares.

Dicho Registro debía estar concluido en 2014, pero aún no existe; este incumplimiento, por ende, ha causado que el resto de las transformaciones sigan sin ponerse en marcha aunque ya se rebasó la mitad del sexenio.

El 21 de diciembre de 2015 el gobernador aceptó: “Se han dado avances, no como quisiéramos, pero eso obliga a redoblar esfuerzos para cumplir en este 2016 y consolidar el que se pueda manifestar un nuevo modelo con mucha claridad”.

Es llamativo que el sistema de Jalisco genera menos accidentes que el de la CDMX, aunque con muchas más víctimas mortales.

Según la Secretaría de Seguridad Pública de CDMX de 2010 a marzo de 2016 los autobuses y microbuses se involucraron en 6 mil 164 accidentes, mientras que en Jalisco se contabilizaron 4 mil 266 por la Secretaría de Movilidad, y 2 mil 271 por la Fiscalía, según la cantidad de averiguaciones que abrió por esos hechos.  

No obstante su peligrosidad, los jaliscienses le dan mejor calificación a su sistema de transporte de autobuses que los capitalinos: un 32 por ciento de los primeros se dicen satisfechos o muy satisfechos, mientras que solo un 24 por ciento de los segundos, según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2015.

Muertes negadas

Los registros de fallecimientos que se han dado en accidentes donde estuvieron involucradas unidades del transporte público de Jalisco, y que elabora por una parte la Secretaría de Movilidad y por otra la Fiscalía General, no son coincidentes entre sí.

Por ejemplo, en el actual sexenio de Sandoval Díaz, de 2013 a marzo de 2016, la Secretaría de Movilidad que encabeza Sepúlveda Enríquez asegura que ocurrieron 188 de estas muertes, mientras que la Fiscalía a cargo de Eduardo Almaguer Ramírez suma en realidad 233, un 24 por ciento más.

Y lo mismo sucede cuando el periodo en revisión es el sexenio que encabezó el exgobernador González Márquez, del 2007 al 2012.

En este, según la Secretaría de Movilidad, se dieron 301 muertes en este tipo de hechos, mientras que la Fiscalía arroja 374, un 24 por ciento más.

Esta diferencia sobre el actual sexenio hace que Movilidad no registre en 2015 el aumento en muertes por accidentes del transporte de autobuses que sí arroja Fiscalía, así que en 2013 suma 53; en 2014, 60; en 2015, 56, y en lo que va de 2016, 19

No hay comentarios.: