1.9.16

Iconia: Contraste y desventaja




Aún con sus adecuaciones, el polémico proyecto Iconia se encuentra muy por debajo de una decisión que beneficie a la ciudad, sobre todo si se compara con otros planes similares, como el Cetram Chapultepec de la Ciudad de México 
El ayuntamiento, en los próximos días, en sesión del Pleno se desiste del juicio que estábamos llevando (contra Iconia), siempre y cuando las obras etiquetadas se empiecen a ejecutar de inmediato”  
Enrique Alfaro Ramírez
Alcalde de Guadalajara, en declaraciones del 29 de junio
La administración tapatía presumió que el costo por metro cuadrado será de poco más de 12 mil pesos

El polémico proyecto de Iconia, antes Puerta Guadalajara, sigue siendo una decisión que pone en desventaja al Ayuntamiento de Guadalajara frente a los desarrolladores que pretenden explotar predios de la Barranca de Huentitán.

Aún cuando las adecuaciones que el municipio tapatío hizo el pasado 16 de agosto para que el Fondo Iconia permita destinar recursos a una nueva versión “sustentable” del plan maestro para Huentitán, éste ha quedado en una enorme desventaja comparado con otros casos similares.

Por ejemplo, el Centro de Transferencia Modal (Cetram) Chapultepec, en la Ciudad de México, el cual consiste en la concesión para la explotación de un predio de 30 mil metros cuadrados por 44 años, a la empresa Desarrollo Urbanístico Chapultepec S.A.P.I.

Planteado igual que el proyecto tapatío, el Cetram incluye una inversión estimada de 3 mil millones de pesos a los que se agrega la construcción de una torre de 49 pisos que albergarán oficinas, hotelería y un centro comercial.

El caso de Iconia, por su parte, es un proyecto predominantemente vertical, en el cual el municipio firmó un convenio de asociación el 10 de noviembre de 2008 para hacer la cesión material y jurídica de 13.6 hectáreas.

Este proyecto vuelve a la luz pública luego de que la presente administración de Enrique Alfaro cambiara su táctica sobre el tema, pues inicialmente se dijo que se iniciaría la recuperación del grueso de las hectáreas. 

No obstante que el 29 de junio la administración municipal y el Gobierno del Estado presentaron el Plan Maestro Huentitán en el cual anunciaron que habían llegado a una negociación respecto al proyecto Iconia para que financiara las obras del mencionado plan.

“El ayuntamiento, en los próximos días, en sesión del Pleno se desiste del juicio que estábamos llevando (contra Iconia), siempre y cuando las obras etiquetadas se empiecen a ejecutar de inmediato”, explicó entonces Alfaro Ramírez.

Por lo que el 7 de julio, el Frente Unido por Huentitán, un conglomerado de organizaciones del oriente de la ciudad, mostraron su rechazo al proyecto toda vez que no se había hablado de Iconia en las mesas de trabajo en donde fueron consultados.

“Sí estamos de acuerdo con la corresponsabilidad y en la colaboración con la autoridad para lograr incrementar la calidad  de vida de los vecinos de Huentitán, sin embargo no estamos de acuerdo en que los recursos financieros para lograrlo provengan del Fondo Iconia, ya que este proyecto desde el inicio ha estado viciado y busca favorecer intereses privados sobre los públicos”, expresó el Frente en un boletín.

Las contraprestaciones del proyecto Iconia

Efectivamente, el proyecto de Iconia supone una serie de contraprestaciones respecto de lo que el municipio otorga y a cambio recibe del Fondo Iconia, aún con los cambios al convenio firmado en 2008 que hizo el ayuntamiento el pasado 16 de agosto, a pesar de lo señalado entonces por el alcalde.

“Con estos ajustes que se han hecho en la negociación del proyecto Iconia estamos convencidos que será en beneficio de la zona de Huentitán y que fortalece el Plan Maestro que hemos trabajado en conjunto con el Gobernador del Estado de Jalisco. Son acciones que van a elevar la calidad de vida de la gente en esta área de la ciudad”, afirmó Alfaro Ramírez.

Ya que ahora Iconia no explotará sino solamente 5.7 de las 13.6 que se habían acordado inicialmente, obligando ahora a la empresa a que se recupere una inversión en obra pública por la cantidad de 688 millones 170 mil pesos, que de acuerdo con el ayuntamiento permitirán la renovación integral del polígono Huentitán y el que se lleven a cabo nuevos proyectos de espacios públicos del Plan Maestro.



De esta forma es que la administración tapatía presumió que, comparada con la inversión del Fondo Iconia (688 millones 170 mil pesos) y la superficie de hectáreas a entregar (57 mil 273 metros cuadrados) por parte del ayuntamiento, el costo por metro cuadrado será de poco más de 12 mil pesos.


En contraste con el proyecto capitalino, el ayuntamiento de Guadalajara se encuentra en gran desventaja, pues en primer lugar las hectáreas que del Cetram no están sino concesionadas, por lo que el desarrollador estará obligado a entregar todo lo realizado en el predio en 44 años. Mientras que en el caso de Jalisco se realizó una sesión total de las hectáreas.

Además de que en el tema del costo beneficio, el proyecto capitalino supera por mucho el costo por metro cuadrado que el ayuntamiento de Guadalajara aplaudió con la reciente modificación a Iconia.

Toda vez que en la Ciudad de México se están entregando cerca de 30 mil metros cuadrados a cambio de una inversión en obras públicas por 920 millones de pesos, es decir, un predio menor a cambio de una contraprestación mayor a la que está obligada Iconia.

Trato ‘al estilo Jalisco’

Ante este “mal trato” por parte del ayuntamiento tapatío, en contraste con el Cetram, es que muestra la presente administración de Enrique Alfaro que sus ánimos por poner un ‘rostro bondadoso’ a Iconia han fallado, pues aún con las adecuaciones los vecinos y expertos ya se han pronunciado.

“Estaba la amenaza de Iconia en todo el predio frente al parque, y estaba la posibilidad de cambiar las zonas aledañas, cuando Enrique se compromete a rescatar a esas áreas, fue promesa de campaña a los y las tapatíos que gozamos de estos servicios, obviamente que todos le aplaudimos, incluyéndome yo y si yo le creí que tengo más colmillo y experiencia, imagínate si no nos lo vendió a todos los habitantes que ya estábamos luchando por recuperar los espacios”, expresó Raquel 
Gutiérrez, académica de la Universidad de Guadalajara y vecina de la zona, a medios locales.

Al igual que lo hizo Gabriel Torres Espinoza, director del Sistema Universitario de Radio y Televisión de la UdeG, en su columna del 4 de agosto pasado en Milenio Jalisco, sobre las fallas que desde su origen tuvo el proyecto.

“En escandaloso contubernio está por consumarse otro negocio, ‘al estilo Jalisco’. Esos en donde pierde el gobierno y ganan vivales empresarios. De manera inexplicable, las actuales autoridades municipales pretenden suscribir los términos de un fraudulento convenio”, concluyó Torrez Espinoza.

No hay comentarios.: