5.9.16

La atropellan y le exigen pago

Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP.
Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló.
“La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó.
Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.

Luego, salió otro donde se le acusó de circular en sentido contrario, lo que Magos García negó, pues de ser así, el golpe hubiera sido de frente y no de lado.
“Para las lesiones y golpes que me ocasionó, claro que no venía a 40  kilómetros por hora; también señala que yo tenía la obligación de cederle el paso al automovilista, aun cuando es de dominio público que primero es el peatón y luego las bicicletas y transporte público”.
Relató que todos los días, al salir de la escuela, caminaba unos metros de la esquina de Justo Sierra por la banqueta y debajo de su bicicleta, pues la calle Tomás V. Gómez corre de sur a norte.
Al llegar a la esquina, subió a su bici para atravesar, se fijó que no viniera carro y avanzó con la intención de dar vuelta y tomar Justo Sierra, pero no lo logró.
“Vi un auto que venía a lo lejos, no me alcanzo a dar cuenta que venía a exceso de velocidad, me estaba atravesando y me aventó”.
La ciclista señaló que tras el impacto no supo más de ella, pues despertó en el Hospital Civil luego de cinco días de estar inconsciente con una realidad: estaba demandada para la reparación de daños, que asciende a 8 mil 800 pesos, y ella tendría que pagar sus gastos.
Intentó llevar el caso a través de la justicia alternativa. El día que se hizo la audiencia, Brambila López se presentó con sus abogados para llegar a un acuerdo, pero fuera de la sala.
“Acepta someterse a medios alternos, pero con la condición de que le pague y me haga responsable, sus abogados me dicen ‘estamos de acuerdo, pero siempre y cuando nos des 8 mil pesos’”, relató.
Al no acceder, el proceso siguió y poco después le llegó un citatorio en el que la otra parte pedía la justicia alternativa; esa vez no llegaron.
El caso de Magos García sigue en suspenso, pues todavía no hay una sentencia definitiva y ya pidió un cambio de agencia.
Sin embargo, no entiende cómo es posible que en un estado en el que se promueve el uso de la bicicleta no se hagan las modificaciones legales para proteger al ciclista en caso de un accidente.
“No es posible que no haya leyes que protejan al ciclista y que por el contrario, se le considere responsable (…) cómo se atreven a incentivar a la gente y cómo se atreven a gastar en un proyecto tan ambicioso como MiBici si te van a atropellar y vas a tener que pagarle al que te atropelló, no hay alguien que te proteja”.
Tras el accidente, la vida de Magos García ha cambiado. Dejó de estudiar, abandonó su trabajo y hasta la bicicleta, la cual sigue en el corralón, pero no por miedo a pedalear en las calles, sino por temor a pasar por lo que hoy día está viviendo.

DN/I

No hay comentarios.: