Ir al contenido principal

La ley de la bici

 por LA QUINTA | Fernando Casas de la Peña / ntrguadalajara.com  25 de Septiembre 

El 22 de septiembre fue declarado como el Día sin automóvil para promover el uso de otros sistemas de transporte y desincentivar el carro en las ciudades. En principio, ¿quién podría objetar estos nobles fines? El problema está más bien en la adopción de consignas sin establecer las condiciones que permitan su correcto funcionamiento. Me explico:

El automóvil ha pasado a ser el villano favorito. Ya en otra columna escribía el por qué: es más fácil imponer multas, sanciones e impuestos a un grupo que no tiene cohesión: los automovilistas. Intenten poner sanciones a grupos con poder de cabildeo como los transportistas, los dueños del transporte supuestamente público o a los dueños de empresas contaminantes y verán que nuestros políticos no son tan receptivos. Además el automóvil es un elemento muy visible por todos, y no sólo por quienes sufren por la contaminación de determinadas industrias. Es curioso que en su origen el automóvil fue la solución a un grave problema ambiental causado por ¡los caballos! En ciudades como Nueva York a principios del siglo pasado, el exceso de estiércol generado por una población de más de un millón de caballos tirando carruajes en la ciudad la afectó al grado de alterar sus edificios; en esas circunstancias el automóvil eliminó los desechos y sacó a los caballos de las calles.

Ahora, el éxito de los automóviles ha causado a su vez un impacto muy fuerte en las ciudades y es innegable su contribución a la contaminación, pero también hay que reconocer que es una de las maneras más eficientes para una persona para trasladarse, y que también ha sido una manera relativamente cómoda para los gobiernos de pasar el problema de los traslados a las personas: el estado pone las vialidades (finalmente es parte de la infraestructura por la que se pagan impuestos) pero el ciudadano es quien tiene que comprar un transporte, pagar combustibles, impuestos y otros derechos (como el emplacamiento, que afortunadamente no pudieron extender a las bicicletas). El transporte público en realidad es privado porque está subrogado, es malo, deficiente, insuficiente y hasta peligroso. Las bicicletas son bonitas y muy ecológicas, pero no resuelven el problema de transporte de muchos, ya sea porque se tienen que trasladar grandes distancias, o porque llevan carga o no quieren arriesgar la vida; ¿qué queda? Ahorrar para conseguir un auto que permita llevar a los hijos a la escuela y llegar a tiempo al trabajo.
Un problema derivado de la demonización del automóvil es que se ha sobre compensado en su contra. Las vías recreativas son muy populares pero en realidad son una especie de discriminación a la inversa: quítate tú para ponerme yo. Lamentablemente eso no fomenta la convivencia de distintos tipos de transporte, no sólo un día, sino todos.
Por último, me parece muy bien la promulgación de la ley ciclista, pero ésta debe ir acompañada de un cambio en la infraestructura en la ciudad: carriles bien delimitados, ciclovías interconectadas y no aisladas, señalética apropiada, transporte público multimodal eficiente, un adecuado mantenimiento de las vialidades, sanciones a quienes no respeten la ley (incluidos peatones y ciclistas), establecimiento de horarios para el transporte de carga, renovación de las aceras para peatones y un largo etcétera.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.