18.10.16

CAZANDO GANDALLAS

Omar García/másxmásGDL.- El fenómeno que hoy se vuelve viral en redes sociales es tomar una fotografía de “Don Vergas”, un apodo para aquel que hace del espacio público un bien privado.
Pero más allá de retratar el “gandallismo” de personas reales, todos los días la Dirección de Movilidad del ayuntamiento tapatío enfrenta a ciudadanos que llegan a ponerse agresivos cuando la autoridad pide que despejen las banquetas o liberen las calles de cachivaches para apartar lugares.

En Máspormás acompañamos a los agentes de Movilidad del Ayuntamiento tapatío durante un operativo de retiro de cachivaches y liberación de banquetas en las confluencias del Estadio Jalisco. El ejercicio se realizó por casi tres horas, horas antes del partido donde el Atlas venció al Querétaro. Esto fue lo que encontramos.

Vuelta a la manzana
La primera multa que se impuso por tres mil 276 pesos fue a media cuadra de comenzar el recorrido. Fue para los dueños de un taller automotriz, quienes ignoraron las advertencias de los agentes de movilidad.
La mecánica fue la misma siempre: los agentes de movilidad invitan a los conductores a bajar vehículos de la banqueta. Si son ignorados, entonces se llena el formulario y se les entrega el folio. Cuando se dan cuenta que es una multa alta, los agentes de movilidad les dicen que pueden acceder a un descuento cuando asistan a un curso de socialización.
En el caso del taller automotriz, los dependientes bajaron los autos de la banqueta, se dieron una vuelta a la manzana y los volvieron a poner encima del paso peatonal. Minutos más tarde, en el segundo recorrido de los agentes, ya no hubo invitación, sólo folios.

Los sordos
Cuando un auto está sobre la banqueta y no hay quien responda por él, se elabora el folio. Pero el sábado pasado hubo por lo menos tres personas que, aun viendo a los agentes de movilidad, prefirieron ignorarlos.
Hasta que los agentes comienzan a llenar el folio es cuando se acercan. Si el argumento para no retirar los autos es “ahorita lo bajo, dame 5 minutos”, los agentes no esperan. Un folio se tarda en llenar esos 5 minutos.
En el recorrido, hubo dos personas cuyos automóviles fueron infraccionados, pero no esperaron la copia de sus folios. A ellos les cobrará la multa cuando intenten pagar el refrendo.

Los fúricos
“Cómo chingan, no dejan trabajar”. El grito fue de un hombre que trabaja en una empresa de agua purificada. Cuando el agente de Movilidad le pidió que moviera su camión porque estaba en doble fila, sobre una avenida principal cerca del Estadio Jalisco, no sólo se indignó. El grito y las miradas lo dijeron todo.
Aún con su tono agresivo, movió el camión. Dice Pedro, uno de los agentes de Movilidad, que lo mejor es tomarse las cosas con calma. De acuerdo con el protocolo del operativo, no hay agentes que salgan solos porque podría ser inseguro. Es por eso siempre van en grupo.
Si los infraccionados se ponen agresivos, pueden ameritar una multa con un costo mayor, que oscila los cuatro mil 269 pesos. De acuerdo con la dependencia tapatía, en todo el año sólo se han levantado 29 de estos folios, aunque el director, Mario Silva, confiesa que todos los días hay reportes de altercados con automovilistas.
Otro caso de una persona fúrica fue una mujer que no se pudo estacionar en doble batería en un restaurante. Le estorbaba una patrulla de la policía que estaba en servicio.
Cuando el agente le pidió que lo moviera y buscara otro espacio, la mujer volvió a su vehículo y entre dientes dijo “pues dile a tu patrulla que no estorbe”.
Y un caso más de tensión: a su paso, los agentes de Movilidad van retirando cachivaches y botes que impiden que las personas se estacionen. Ahí son los propios vecinos quienes hacen de la vía pública un negocio.
Las miradas y la tensión agresiva aumentan cuando los agentes retiran los botes e invitan a usar el espacio a cualquier automovilista. Sólo quien ha visto escurrir dinero por culpa de otro podrá interpretar estas líneas.

Sin exhibiciones
La semana pasada el ex diputado del PAN y ex City Manager de la delegación Miguel Hidalgo de la Ciudad de México, Arne aus den Ruthen, estuvo en la ciudad para hacer sus conocidos operativos “Anti-Gandallas”, vía Periscope. En las imágenes que subieron a las redes sociales, se puede apreciar que llenaron una camioneta de conos, cachivaches y basura que se utiliza para apartar espacios.
Cuestionado al respecto, Mario Silva Rodríguez, quien es el director de la dependencia y fue activista por casi 20 años, señala que su trabajo es institucional. Y ahora tiene las herramientas jurídicas para castigar a los infractores. Además, no cree que se hayan visto exhibidos.
“Siempre son bienvenidas estas manifestaciones ciudadanas, porque nos comprometen a mejorar las labores, siempre en el marco de la ley y con respeto a las otras personas. No se trata de violentar los derechos de terceros ni tampoco son actos que puedan suplir la labor de la autoridad”.
Silva Rodríguez espera que el siguiente año pueda incrementarse de 60 agentes de movilidad que hoy cuidan las calles de “gandallas”, a 80 el próximo año. Pero será hasta que se apruebe el presupuesto de egresos cuando estén en condiciones de hacer el anuncio oficial.

No hay comentarios.: