8.11.16

Estrangulan vialidad por hacer ciclovía

Inconformes piden orden en la realización de las obras. (Foto: Grisel Pajarito)
“Son mamadas lo que hacen”, expresó Santiago Díaz. El conductor llevaba más de 10 minutos intentando pasar un semáforo en Marcelino García Barragán.
Desesperado, tomó la decisión de cambiar de carril, pues el derecho estaba libre, pero más tardó en acelerar que en tener que frenar y pedir el paso.
“No es posible, vea nada más, para qué hacen esto, de qué sirve que pongan estas rampas aquí”, señaló molesto.
Sobre Marcelino García Barragán, el Ayuntamiento de Guadalajara construye una ciclovía y amplía las paradas de autobús, poniendo rampas en los extremos, lo que ha provocado una reducción de carriles en ambos sentidos.
Sin embargo, el congestionamiento empeora debido a la irregularidad en la construcción, ya que hay tramos en los que la ciclovía ya existe y en otros sólo está la ampliación de la parada.
“Está bien, si quieren hacer la ciclovía que la hagan, pero que hagan todo junto o se vayan por tramos, pero en orden, no que mire, aquí se reduce el carril, pasa uno la parada y se vuelven a hacer tres carriles y más adelante se hacen dos otra vez”, señaló Magdalena Ríos, vecina de la zona.
Este trabajo irregular provoca que se formen embudos viales que dificultan, aún más, la circulación.
El problema crece en horas pico ya que dentro del trazo de la ciclovía están varios centros educativos, entre ellos la Vocacional y el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería (CUCEI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).
Tanto al ingreso como a la salida de los estudiantes, los automovilistas, la mayoría familiares de los alumnos se detienen en doble fila, además de la parada constante de las rutas de camiones que circulan por ahí.
Al hacerlo, la vialidad se convierte en calle de un solo carril, generando un atorón vehicular.
Esta decisión del gobierno, que tiene como objeto fomentar el uso de la bicicleta y desincentivar el del automóvil, ha dividido opiniones entre los vecinos.
Por ejemplo, Roberto Martínez, quien es usuario de MiBici y vive en la zona, aplaudió la determinación para quitarle un poco de espacio al vehículo y dárselo a la bicicleta.
“Es más seguro, uno puede ir más tranquilo, yo la uso diario y desde que la están construyendo me siento más seguro”, afirmó.
En un lapso de 20 minutos, El Diario NTR contabilizó un total de 14 ciclistas que hacían uso de los tramos de ciclovía ya construidos.
Sin embargo, para David Gutiérrez es más la afectación que el beneficio, pues se saturan las vialidades que sirven como rutas alternas para rodear la zona de obra de la Línea 3 del Tren Ligero.
“Son más los autos que las bicis, la avenida Revolución está cerrada por la Línea 3; por donde quiera hay obras y todavía le quitan un carril a las avenidas grandes, no se vale”, consideró.
Además, agregó, en la ciudad no hay un sistema de ciclovías articulado, pues las que existen no llevan a ningún lado.
“Ahí tiene la de Federalismo, no se puede ir a ningún otro lado, primero que hagan un proyecto y junten las que existen y luego que hagan nuevas”, opinó.

DN/I

No hay comentarios.:

Todos a pedalear