18.11.16

Financiará verificación la agenda verde de Jalisco

 



En el primer año de aplicación, según estimaciones, se podrían recaudar 300 millones de pesos a través de la emisión de hologramas del programa.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com/

Dicho en plata pura, el programa de verificación de automotores que acaba de aprobar el Congreso de Jalisco está muy lejos de ser la solución a la contaminación atmosférica de la ciudad, pese a que está demostrado que los automóviles, sobre todo los particulares, causan casi 90 por ciento de las emisiones a la atmósfera medidas en seis “contaminantes criterio” que provocan enfermedades y en centenares de casos por año derivan en la muerte de habitantes de la metrópolis.

Si se considera que con el funcionamiento óptimo del programa, es decir, arriba de 90 por ciento de cumplimiento, se prevé reduzca en 7 por ciento las emisiones, quiere decir que la ganancia ambiental directa no está en este programa, y por ello, solo es un elemento más de una estrategia de once puntos que recientemente el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz, consideró “las más ambiciosa de la historia Jalisco”.

La primera pregunta que brinca es por qué aferrarse entonces a un proyecto con tan baja rentabilidad ambiental directa.

La justificación, que no ha sido muy articulada o comunicada ni por diputados ni por el Ejecutivo -quizás por temor al costo político que en ocasiones tiene la sinceridad-, es que la verificación es una fuerte palanca de financiamiento para hacer lo demás.

Algunos le han llamado “tenencia disfrazada” y otros, “impuesto verde”, y no tienen poca razón: los pagos por holograma se irán íntegros al Fondo Verde que ya existe en este presupuesto de egresos estatal; se ha estimado que en el primer año de aplicación, se podrían recaudar unos 300 millones de pesos.

Ese dinero financiará, al menos en parte, cuatro de los otros diez puntos que integran la iniciativa de Aire Limpio: el programa de movilidad escolar, las mejoras en la tecnología de producción de las ladrilleras, el reforzamiento de la red de monitoreo atmosférico y la “movilidad sustentable” que abarca desde las circuitos para ciclistas hasta las restricciones de velocidad y circulación para beneficiar al peatón (las llamadas “zona 30”). Esos cuatro componentes incrementan la ganancia ambiental: por ejemplo, “20 por ciento de los 10 millones de viajes diarios en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) están asociados a la movilidad escolar, es decir, somos padres de familia que estamos moviendo a nuestros hijos”, dijo en noviembre de 2015, cuando presentó el programa piloto, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Magdalena Ruiz Mejía.

Sacar esa quinta parte de viajes lleva a una reducción de emisiones que puede ser sustancial: si se dan valores estandarizados, representa casi 20 por ciento del problema. En la medida que se logren reducir viajes de autos particulares con las otras estrategias (movilidad sustentable) se reducen más las emisiones.

Aparejada está la siguiente línea de acción: el programa de sustitución de convertidores catalíticos. El 40 por ciento de los automotores de la ciudad carecen de la tecnología de los convertidores catalíticos -el invento más importante contra las emisiones de los motores de combustión interna hecho hasta ahora- por tratarse de vehículos anteriores a 1993; de los que tienen la tecnología, más de la mitad ya rebasaron la vida útil, lo que lleva a un enorme desafío: la sustitución o adaptación de esos implementos en un millón a 1.4 millones de autos solamente en el caso del AMG.

Según la Semadet, cada 100 mil convertidores renovados reducen 25 mil toneladas de contaminación al año. Sin embargo, el costo de cada uno de estos aparatos puede ir de 900 a 3 mil 500 pesos, lo que obliga a invertir, conservadoramente, nueve millones de pesos por cada segmento de 100 mil, o unos 130 millones por el cambio completo.

El universo es enorme: si renuevan el equipo de la totalidad –las dificultades de adaptar ciertos autos no serán menores- la ganancia ambiental sería 250 mil a 400 mil toneladas de contaminantes menos. Por eso se pretende un programa de subsidios para el recambio: generar créditos a pagar con el refrendo de placas a dos o tres años por parte de los dueños de los autos.

En general, buena parte de la estrategia está fundada en la movilidad sustentable, porque además del uso de bicicleta y espacios para el peatón, considera la reestructuración y la funcionalidad del transporte público, la alternativa más seria y fundamentada para los grandes desplazamientos que ahora se hacen en auto. Con esto se llega a la reducción de tráfico, reducción de tiempos de desplazamiento, disminución en la probabilidad de sufrir enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire, reducción en los gastos en salud, mejor calidad de vida y mayor competitividad urbana.

Esto a su vez está íntimamente ligado a otro proceso político que hoy está en integración: la metropolización de Guadalajara y la generación de reglas y determinaciones para hacer una ciudad compacta, cercana y conectada, la base de un costo ambiental menor, sobre todo, porque se necesita depender menos del auto privado.

Ligado a este se encuentra el tema del arbolado y las áreas verdes, uno de los más rezagados en la historia reciente de Guadalajara: se estima que apenas hay una relación de 2.5 metros cuadrados (m2) por habitante cuando debería haber nueve m2, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. De hecho, hay un historial paralelo de pérdida de los espacios públicos más importantes, como Colomos, el Cerro del Cuatro y la zona de Huentitán.

¿Qué tanto contribuyen las áreas verdes a reducir emisiones? Por un lado, al descender las temperaturas del ambiente dificultan los procesos fotoquímicos que permiten la formación de ozono (O3), y rompen las islas de calor que son un fenómeno recurrente de la ciudad sin árboles. “Como resultado de las actividades antropogénicas se libera una amplia gama de gases y partículas contaminantes, algunos de los cuales son incorporados por las plantas para sus procesos metabólicos, e inclusive, las partículas suspendidas son retenidas en las hojas de las mismas, disminuyendo significativamente su concentración en la atmósfera”, agregan en el artículo “Procesos de contaminación y degradación ambiental: los servicios ecosistémicos de los parques urbanos” las investigadoras Claudia Limón Aguirre y Georgina Vega Fregoso.

¿Cuánto cuesta crear nuevas áreas verdes? Es costoso, pero debería ser viable si la autoridad ejerce los derechos urbanos para recibir las áreas de donación, el derecho a ser primer comprador de predios urbanos para reserva que le da la ley, la capacidad de generar condiciones sobre el uso de suelo, los llamados impuestos sobre plusvalías, hoy olvidados, y las expropiaciones.

¿Un Fondo Verde con 300 millones de pesos por año ajusta para todo esto? Bien aplicado y acompañado de refuerzos presupuestales y de inversión privada, será potenciado. Y la aparente “carta al niño Dios” del gobierno del estado podría ser realidad, más allá de las polémicas.

------------------------------------------------------------------------

Los contextos

Jalisco genera al año 50 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), equivalentes a 7.7 por ciento del total nacional, generado en 96 por ciento por la combustión de tres millones de autos que circulan (2.1 millones en la capital del estado), el doble que en el año 2000

Guadalajara es la segunda ciudad más contaminada del país por ozono y por partículas suspendidas menores a diez micras

1 de cada 3 días el aire no cumple con las normas básicas de salud; “se estima que cada persona gasta 1,500 pesos al año por problemas derivados de la contaminación”

En global, son hasta seis mil millones de pesos los gastos de consulta y medicamentos por enfermedades relacionadas con la contaminación; peor aún: 500 de esos pacientes no pasarán vivas al año siguiente

El programa de movilidad escolar incluirá 83 escuelas privadas y 50 públicas de nivel básico y medio en un esquema obligatorio

El programa de verificación consta de 305 líneas, y además de los contaminantes en norma, medirá la hermeticidad del tapón, lo que lleva al ahorro de un tanque de combustible al año que ahora se pierde en fugas; operará además con tres sensores remotos para auditar permanentemente el programa

“Tan sólo al controlar las emisiones evaporativas, el rediseño del Programa de Verificación representa una reducción de emisión de hidrocarburos a la atmósfera que representan 161 millones 880 mil 778 litros de gasolina al año”

-------------------------------------------------------------------------------

Las once acciones

1 Placas verdes para vehículos eléctricos o híbridos

2 Renovación del parque vehicular público hacia vehículos híbridos, con la meta de llegar a 300 al finalizar la administración estatal

3 Apertura masiva de centros de carga (electrolineras) para autos híbridos

4 Programa de movilidad escolar

5 Fortalecimiento y rehabilitación de la red de monitoreo atmosférico

6 Programa Metropolitano para el manejo integral del arbolado urbano, que incluye recuperar más áreas verdes

7 Ejecución del Programa de calentadores solares, generando ahorros por casa de hasta 80 por ciento en consumo de gas

8 Rediseño del programa de verificación vehicular

9 Sustitución de convertidores catalíticos

10. Reconversión del sector ladrillero para reducir sus emisiones al menos a la mitad

11 Fondo verde

No hay comentarios.: