21.11.16

Sustentabilidad en dos ruedas

  • El proyecto lo nombraron "La Golondrina y El Caracol"; pretenden llegar en año y medio hasta Argentina. Foto: Cortesía
  • El proyecto lo nombraron "La Golondrina y El Caracol"; pretenden llegar en año y medio hasta Argentina. Foto: Cortesía
  • El proyecto lo nombraron "La Golondrina y El Caracol"; pretenden llegar en año y medio hasta Argentina. Foto: Cortesía
  • El proyecto lo nombraron "La Golondrina y El Caracol"; pretenden llegar en año y medio hasta Argentina. Foto: Cortesía
Oliver Zazueta/Mural
Guadalajara, México (21 noviembre 2016).- Citlalli Palacios y Florentino Navarro son arquitectos, ella toca el ukelele y él la melódica, y les gusta rodar y rodar.

Ambos han emprendido un periplo que calculan les lleve un año y medio para llegar hasta el sur del Continente Americano saliendo desde Guadalajara, todo en bicicleta y visitando eco aldeas.

El proyecto lleva el nombre de "La Golondrina y El Caracol", un viaje que apela a la sustentabilidad, a vivir en armonía con la naturaleza y el resto de los seres humanos.

"En lo personal me encanta andar en bicicleta y saber que llego a cada lugar con mi propia energía, además de que me encanta la bioconstrucción y estoy muy interesada en conocer y aportar", explicó Citlalli.

El trayecto lo han financiado con sus propios ahorros, pero también con un sistema de autofinanciamiento dando charlas en algunos de los sitios que visiten, o incluso buscando sitios en donde tocar música.

"También estamos haciendo algo de artesanía, aretes y bicicletas hechas con alambre y alpaca además de otro proyecto de reciclaje de tetrapack para hacer carteras o monederos", dijo Florentino.

Egresados de la Universidad de Guadalajara, ambos se conocieron estudiando Arquitectura.

Florentino comenzó a andar en bicicleta de niño, pero le tomó mayor gusto durante un viaje de intercambio estudiantil a Chile y España. Citlalli se montó en la bici hasta los 15 años. En enero del año pasado rodó desde Ensenada, Baja California Norte, hasta La Paz, Baja California Sur.

Hasta ahora han pasado por las comunidades de Ixtlán del Río, Magdalena, Tequila, Amatitán, Guadalajara, Zapotlanejo, Tepatitlán, Atotonilco el Alto y La Barca en Jalisco; así como Zamora, la Sierra Purépecha Ocumicho, Patamban, Charapan, Cocucho, Nurio, Paracho, Cherán, Nahuatzen, Sevina, Erongaricuaro, Yotatiro, Pátzcuaro y Morelia, en Michoacán.

"En Michoacán los medios nos pintaron un panorama muy feo, lleno de inseguridad y lo que hemos encontrado es todo lo contrario, lo que nos provee este viaje es la empatía con la gente de los lugares que vamos pasando y siempre han sido muy amables, nos mandan bendiciones o tratan de ayudarnos", añadió Citlalli.

No hay comentarios.: