¿CÓMO PUEDO AYUDAR?


Felipe Reyes.- Ante la reciente aparición mediática de grupos conservadores que luchan por mantener los privilegios del automóvil y que se oponen a la edificación de ciclovías y a compartir la calle, muchas personas, de todos los tipos, se me han acercado a preguntarme: ¿Cómo puedo ayudar?
La mayoría es gente que desea sinceramente una transformación de la ciudad y la consolidación de la alternativa ciclista para desplazarse en la ciudad, y que al mismo tiempo siente que esta ebullición mediática podría poner en riesgo el trabajo que se ha venido realizando en los últimos años. Trataré de responder:
En primer lugar, usa tu bici, lo más que puedas. Ciertamente no todos los trayectos ni todas las situaciones pueden resolverse a bordo de una bicicleta, pero la inmensa mayoría sí. Cuando andas en bici eres parte del incremento de bicis que las personas perciben en el entorno urbano y la presencia de ciclistas -que se ha incrementado significativamente en muchas zonas de la ciudad- es fundamental para el desarrollo de más y mejor infraestructura, que a su vez atrae naturalmente a más ciclistas. Hazte visible: espera el semáforo en rojo frente al automóvil aunque no haya una caja bici, circula al centro del carril. Sin timidez, asegúrate de que te vean.
Comparte los beneficios que obtienes. Mucha gente piensa que es imposible para ellos usar una bicicleta para sus trayectos, la mayoría se sorprende por lo fácil que puede llegar a ser, por el ahorro de tiempo y al descubrir sus propias capacidades físicas. Explica a la gente a tu alrededor cómo has simplificado tus trayectos y cómo te sientes al respecto. Promueve que ellos también se atrevan, y si puedes, ayuda y acompaña a tus vecinos, compañeros de escuela o trabajo, familiares o personas cercanas en sus primeros viajes en bici.
Andar en bici te da algo en automático que muchos urbanistas, ingenieros viales, diseñadores o arquitectos simplemente desconocen: la experiencia. Tus recorridos diarios, la interacción real con la ciudad y la manera en que tomas decisiones cuando circulas en bici son clave para el conocimiento acumulado en temáticas ciclistas, aprovéchalo. Infórmate de los planes y de las diferentes opiniones que hay en la materia, desde normativas, campañas de promoción, hasta criterios de diseño, pueden enriquecerse de la opinión que proviene de la experiencia. Forma tu propia opinión y argumentos.
Participa. La ciudad tiene decenas de organizaciones que promueven el uso de bicicletas, algunas tienen unos criterios y objetivos, otras otros. La mayoría promueve el uso de la bicicleta como medio de transporte. Si te interesa ayudar, intégrate a alguna con la que te puedas identificar, si no busca formar nuevas organizaciones en donde puedas promover el uso de la bici o participar activamente en las tomas de decisiones. Si crees que hace falta algún tipo de promoción en específico –por ejemplo un paseo en bici orientado a personas de la tercera edad, o uno de padres de familia de alguna instancia educativa- pues puedes impulsarlo.
Opina, defiende lo que piensas y dilo. Puedes escribir a los medios sobre los beneficios de una política ciclista, llamar a las estaciones de radio, escribir a tus diputados, usar tus redes sociales. Puedes exponer tus ideas en algún blog y compartirlas.
Manifiéstate, promueve eventos lúdicos en los que pueda explicarse con precisión la necesidad de transformación del entorno urbano. Organízate.
La ciudad es de todos y todos tenemos derecho a manifestar nuestros puntos de vista y las necesidades que tenemos. ¿Cómo puedo ayudar a impulsar la agenda ciclista en la ciudad? Haciendo justo eso: impulsándola.
Roma no se construyó en un día.

No hay comentarios.: