Cruzar es un riesgo en Periférico y la Calzada


Peatones se juegan la vida por obra mal hecha
Para empezar, en las esquinas de estas concurridas vialidades se encuentran bases de concreto con tornillos salidos, además de que los semáforos peatonales están pintados porque nadie los respeta, lamentaron usuarios que exigieron la presencia de agentes de Movilidad en la zona 
Por Francisco Andalón López/pagina24Jalisco
La zona no merece la atención que merece, pese a que es un paso importante de personas donde convergen quienes pretenden tomar el Macrobús, quienes viajarán en las rutas alimentadoras, así como quienes circularán sobre el Periférico para llegar a sus destinos; pero a la autoridad no le interesa su seguridad/Fotos: Francisco Andalón López
La zona no merece la atención que merece, pese a que es un paso importante de personas donde convergen quienes pretenden tomar el Macrobús, quienes viajarán en las rutas alimentadoras, así como quienes circularán sobre el Periférico para llegar a sus destinos; pero a la autoridad no le interesa su seguridad/Fotos: Francisco Andalón López
Un peligro para peatones, representa el cruce de Periférico Norte y Calzada Independencia, convirtiéndose en todo un reto pasar de un lado a otro, sin que autoridad alguna, ni estatal o municipal, esté al pendiente de esta complicación.
En las esquinas, quedaron los tornillos de las bases en donde anteriormente se encontraban los semáforos, lo que representa un riesgo para quienes caminan por este punto y en ocasiones, más de alguno ha estado a punto de caer.

“Sí, pues yo creo que no se planeó bien desde el principio, digo, desafortunadamente a veces hacen obras apresuradas, sin tomar en cuenta pues las cosas que tienen que llevar las calles, por ejemplo los semáforos que es parte importante de este parabús del Macrobús”, consideró Salvador Ramos, entrevistado por Pagina 24
.

Otro problema en la zona es que, pese a la existencia de semáforos peatonales, los carros no respetan el verde para quienes van a pie, por lo que tienen que cruzar corriendo o esperar la buena voluntad de los automovilistas, algo que raramente ocurre.
“Pero complicadísimo, mira, desde allá, desde allá nos tenemos que venir cuidando, porque es un peligro aquí para andar”, señaló Gloria Cabañas, una mujer de edad avanzada quien tardó más de 10 minutos en poder pasar sin riesgo.
Al preguntarle si los automovilistas le dan el paso o si siempre tiene que esperar el mismo tiempo para cruzar, indicó que “no, se te echan encima, rarísimo es el chofer que te da el pase, ahorita ya viste cómo nos costó para pasar”.
Esta zona es un paso importante de personas, ya que convergen quienes pretenden tomar el Macrobús, quienes viajarán en las rutas alimentadoras, así como quienes circularán sobre el Periférico para llegar a sus destinos.
Lo paradójico es que en este punto de gran movilidad no existen policías viales al pendiente de que se cumpla con lo establecido hasta en la propia ley de movilidad, que en su artículo 8, fracción I establece quién debería tener prioridad de paso.
“Se otorgará el derecho de preferencia a los peatones, personas con discapacidad, adultos mayores, mujeres embarazadas, ciclistas y los usuarios del transporte público, quienes gozarán de preferencia sobre los vehículos en todos los cruceros o zonas de paso peatonal y se les brindarán las facilidades necesarias para abordar las unidades del transporte público, las cuales deberán contar con asientos o espacios preferenciales y exclusivos”.

Comentarios