El trabajo de llegar

  • La Ciudad cada vez se extiende más a las periferias, pero sus habitantes cada mañana y cada tarde saturan los medios de transporte que son insuficientes. Foto: Ángel Llamas
  • Además del esfuerzo que hacen en sus empleos, miles de personas batallan en sus traslados, en los que llegan a invertir hasta 2 horas. Foto: Ángel Llamas
  • En Fray Angélico, la última estación del Macrobús, la gente espera un promedio de media hora en la oscuridad, ya que la estación no cuenta con iluminación propia. Foto: Ángel Llamas
  • En la parada conocida como "los dos templos", en el Centro, las filas cubren toda la plazoleta del Jardín Aranzazú y en ocasiones la espera para poder abordar el camión es de más de una hora. Foto: Ángel Llamas
  • También de los dos templos sale la ruta 171 Vía Santa Fe y 176A Vía Robles y Vía Chulavista, que hacen un trayecto de hora y media, aproximadamente. Foto: Ángel Llamas
  • En la Avenida Patria, a la altura de Plaza Patria las rutas más demandadas son la 25 y 622, que llevan hacia plazas y corredores gastronómicos como Terranova. Foto: Ángel Llamas
  • Después de las 5 de la tarde, por la zona de Andares las ruta más esperada es la 25 y el taxi colectivo es la opción de rutina. Foto: Ángel Llamas
  • Los traslados de la periferia a los sitios de trabajo pueden tomar diariamente varias horas en el transporte. Muchos refieren que tienen que levantarse a las 5:00 horas para llegar a las 8:00. Foto: Ángel Llamas
  • Pese a la regularidad del servicio del Tren Eléctrico, tener que trasladarse hacinados es, para miles de tapatíos, el sufrimiento diario para llegar a sus sitios de trabajo o centros de estudio. Foto: Ángel Llamas
  • Ir apretados es la única opción para llegar al trabajo, casi colgados en el camión. Foto: Ángel Llamas
  • La Ciudad cada vez se extiende más a las periferias, pero sus habitantes cada mañana y cada tarde saturan los medios de transporte que son insuficientes. Foto: Ángel Llamas






Angel Llamas/Mural
Guadalajara, México (30 diciembre 2016).- 
Cada día miles de personas utilizan el transporte público para trasladarse de su casa al trabajo y viceversa. 


Para los usuarios, implícito en esta cotidianidad está el trabajo de llegar a su destino, cualquiera que éste sea, ya que en ocasiones hay a quienes toma hasta dos horas y media realizar el trayecto.

Sumando la jornada laboral de 8 horas a los tiempos de traslados, el promedio sería de 13 horas fuera de casa. 

"La rutina del mexicano", dice Francisco, un trabajador de obra en Plaza Andares y que vive en Tonalá. 

"Sales del trabajo a las 6 de la tarde para llegar a tu casa a las 9 a dormir porque mañana te tienes que despertar a las 5 para entrar a las 8 de la mañana".

La Ciudad cada vez se extiende más a las periferias, pero sus habitantes cada mañana y cada tarde saturan los medios de transporte que son insuficientes, lo que provoca que se hagan muy largos sus traslados.

Debido a esto, después de esperar más de una hora y ver pasar el camión sin dar la parada porque ya está lleno, algunos empiezan a buscar medios alternativos como taxi colectivo.

Aunque el uso de estos está prohibido por el reglamento de Movilidad, algunos usuarios lo ven como solución para llegar a sus trabajos a tiempo. 

Una usuaria comenta que siempre usa el taxi colectivo pero en ocasiones no dan servicio por los operativos para detectarlos.

Otro usuario dice que deberían de poner más rutas en horas de entradas y salidas a trabajos, aunque según la checadora de la Ruta 25, el camión pasa con intervalos de 4 minutos entre unidades durante las mañanas, pero aún con esta frecuencia, existen puntos en los que pasa siempre lleno y no da parada.

No hay comentarios.: