Ir al contenido principal

LOS LÍMITES DE LA DEMOCRACIA




Felipe Reyes.- Los derechos no se votan. Usted no puede pedir una consulta popular -por más firmas que acumule- para que no se practique alguna religión en su colonia, para que los niños no vayan a la escuela, o para que se prohíban las gorditas y el atole.
Tampoco puede pedir una consulta popular directa para preguntar qué porcentaje de sus utilidades debe pagar de impuestos, la respuesta sería obvia y perjudicaría seriamente las finanzas gubernamentales. Vamos, usted no puede pedir una consulta popular para retirar el alumbrado público de alguna colonia, para talar indiscriminadamente el bosque de la primavera o para retirar las banquetas de su calle porque estorban al flujo de automóviles. Esas cosas simplemente no pueden estar sujetas a la voluntad popular ya que implican afectar los derechos de las personas.

Es el Estado -en nuestro país administrado por gobiernos elegidos mediante voto popular, que no es lo mismo que democrático- el que está obligado a defender los derechos de las personas, sin distinción.

Aquí cabría distinguir qué derechos son reales y protegidos por nuestras leyes y qué derechos son simplemente una idea popular inexistente.

Ninguna ley, reglamento o normativa, federal, estatal o municipal le da derecho a nadie a poseer, usar o circular en un automóvil; es un gusto y se garantiza la libertad de hacerlo sin afectar a otros, pero no es un derecho. De hecho la conducción de un automóvil, por la peligrosidad que representa, está legalmente restringida en prácticamente todo el mundo, a la obtención de una licencia que garantice que el individuo conoce las normativas viales, que cuenta con las condiciones físicas y que es responsable en el manejo del vehículo.
No es obligación de ningún gobierno ceder los espacios públicos para que circulen automóviles. No es obligación de ningún gobierno proveer de grandes avenidas, infraestructuras y costosísimos sistemas viales de semaforización para que puedan circular automóviles. Simplemente no es. Ninguna ley establece que sea así.
Tampoco es un derecho que los automovilistas dispongan de un espacio para estacionarse en la vía pública. Ningún gobierno está obligado por ninguna ley a otorgar espacios de estacionamiento a alguien, de hecho los gobiernos están obligados a proteger el espacio público, garantizar su accesibilidad y promover el acceso igualitario de la población. Es decir, el Estado está obligado a disminuir los espacios utilizados por automóviles para ponerlos a disposición de la gente. Por ley.
Los que sí son derechos de las personas son: a circular libremente, un peatón o un ciclista deberían poder llegar a cualquier parte y eso simplemente no sucede; a la accesibilidad, cualquier persona debería poder desplazarse de manera segura en la ciudad; a la ciudad y al disfrute del espacio público que por definición pertenece a todos. Vamos, tenemos derecho a respirar aire limpio como condición vital humana.
La manera en que hemos cedido espacio al uso de automóviles por décadas es exactamente contraria a lo que debería ser. Ahora, para corregir el rumbo, es fundamental que los gobiernos promuevan políticas públicas que transformen las infraestructuras de manera que permitan paulatinamente recuperar los derechos reales de las personas. Incluidas la edificación de vías ciclistas seguras, las mejoras al transporte colectivo, la recuperación del espacio público y de la vegetación urbana, e incluso y especialmente: las que restrinjan el uso de automóviles.
Es la defensa de los derechos de las personas lo que hace democrático al Estado y no las consultas populares electoreras y disparatadas que algunos especuladores de la ignorancia nos pretenden vender.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.