20.12.16

Pasaje navideño, angustia para tapatíos

Sufrir pisotones, malas caras, movimientos bruscos, frenones o rutas improvisadas, algunas de los suplicios a pasar en la 258-A. (Foto: Alfonso Hernández)
La espera fue de 5 a 10 minutos. Al llegar el camión, la mujer, vestida de rosa y con dos bolsas de mandado, una mochila y tres cajas de zapatos, subió los escalones sucios de la ruta 258-A y pagó 7 pesos al chofer, quien enojado se los arrebató de la mano mientras pedía a los pasajeros recorrerse “pa´tras”. Lo siguiente fue un viaje de vueltas mal calculadas, falta de asientos y de un camión sin timbre. Ella sufrió por el servicio de esta ruta, la cual desde hace dos días tiene la autorización de cobrar un peso más.
El aumento de la tarifa fue un impacto para el usuario que se queja por el mal servicio, incluso de las condiciones de las unidades, pero no hay nada que se pueda hacer, ya que el pasaje navideño, como algunos le llamaron, no tendrá cambio y es su regalo en esta temporada en la que los autobuses son requeridos por miles de jaliscienses.

“Son fregaderas subir 1 peso, pues resulta que su servicio no mejoró; dicen que les dan la autorización por sus pinches camaritas que te apuesto ni sirven, pero el servicio sigue siendo el mismo, es la tarifa navideña”, comentó la usuaria Araceli Segura.
“Nuestro regalote de navidad, o ¿no?, son chingaderas porque ven como está todo de caro y le aumentan; el servicio está de la fregada, unos asientos rotos y aparte las caras de cabrones de los conductores”, lamentó Francisco Gamboa.
“Es el regalo navideño para todos los que usamos a diario el transporte público; ni se imaginan cuánto nos costará, un peso es un peso, y el servicio es el mismo, de la vil fregada”, se quejó Jessica Vázquez sobre la ruta 258-A.
Sufrir pisotones, malas caras, movimientos bruscos, un frenón, rutas improvisadas o paradas no autorizadas e insultos del conductor es el martirio que cuesta 7 pesos y que los jaliscienses tienen que pagar sin chistar.
La ruta 258-A tiene un recorrido de extremo a extremo y es una de las más solicitadas en la zona metropolitana, pero también es una de las que no ha renovado sus unidades, es decir, su estética permanece con un modelo viejo y no tan actualizado como la 622 o la 634.
“Nos pasaron a joder porque se utiliza mucho, sobre todo cuando se va a Chapu o Plaza del Sol, y es que sus unidades son viejas, sucias y ya nada más por cumplir requerimientos ya son dignas de un aumento. ¿Dónde está la opinión de los usuarios sobre el servicio?”, manifestó Gabriela Camacho.
EH/I

No hay comentarios.: