SE TRIPLICAN LAS MOTOS EN GUADALAJARA


Omar García.- César González se compró una motocicleta cuando tenía 19 años porque era la única manera en que pudo evitar el tráfico de una de las ciudades “más lentas” de Latinoamérica para andar en auto.
En una tienda departamental le dieron un crédito donde pagaba por su moto de alto cilindraje la cantidad de 800 pesos al mes. Era el año 2008 y dejó de utilizarla cinco años después porque un día se cayó. Una mala maniobra le hizo impactarse en el concreto. Se quebró la clavícula, la pierna izquierda y su rostro requirió 12 puntadas que hoy le dejan una cicatriz cercana al pómulo.
La historia de César es el arquetipo de una moda que se ha triplicado en Guadalajara en los últimos 10 años. No la de caerse, aunque podría serlo. Sino la moda de comprar una motocicleta para surcar los vaivenes de una ciudad que circula a menos de 15 kilómetros por hora en automóvil, según señala un estudio de la organización El poder del Consumidor de 2015.
Llegar pronto y evitar el tráfico es la respuesta de 135 mil 804 personas que han registrado su motocicleta en el padrón de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas del Gobierno del Estado.
Esa cantidad de nuevas motos sólo son las registradas en los municipios de Tlajomulco, Tlaquepaque, Zapopan y Guadalajara. Y lo sorprendente es el acelerado crecimiento de uso de este vehículo entre los tapatíos.
En 2007 apenas tres mil 910 personas de Guadalajara se acercaron al Gobierno del Estado para pagar su refrendo y sus placas, y advertir que habían comprado una motocicleta. Casi 10 años después, las personas que hicieron el mismo trámite fueron nueve mil 952 personas.
Lo mismo ocurre en los demás municipios. Los zapopanos registraron mil 938 personas. En 2015 fueron seis mil 725. Y hasta el mes de noviembre la cifra ya era de cinco mil 921.
Para ponerlo en contexto. Mientras que en todo México, la tasa promedio de crecimiento de las motocicletas es de 84%; en los cuatro municipios referidos de la Zona Metropolitana de Guadalajara, el crecimiento supera el 154%.

Accidente (casi) seguro
Para la Secretaría de Salud federal, Jalisco concentra la incidencia más alta de accidentes en motocicleta. En el documento “Los accidentes en motocicleta en México” se describe que hasta hace una década, los estados de la República Mexicana con mayor incidencia de accidentes en motocicleta eran: Jalisco, Quintana Roo, Nuevo León, Guanajuato y Yucatán. En el caso de los estados con menor incidencia se ubican a Tlaxcala, Baja California Sur, Aguascalientes, Zacatecas y Oaxaca.
“Si hacemos un comparativo entre las tasas medias nacionales entre automóviles y motocicletas encontramos que existe aproximadamente 50% más riesgo de sufrir un accidente circulando en motocicleta que en un automóvil”.
El estudio revela datos, a nivel nacional, que bien podrían hacernos pensar más de una vez antes de adquirir una motocicleta como un medio de transporte para movernos.
“Lo más lamentable en un accidente de cualquier tipo son las muertes resultantes. En México, el comportamiento ha sido ascendente (en el caso de las motocicletas). Nos podemos dar cuenta que en la mayoría de los casos el resultado del accidente trae como consecuencia lesiones, muchas de ellas permanentes”.
El riesgo de morir en un accidente de motocicleta, continúa el estudio, es de 15.83 por cada 1000 accidentes de motocicleta, es decir, “de cada 100 accidentes en motocicleta que ocurren en nuestro país 1.58 personas resultarán con lesiones mortales”.

Advertencias
Algunos de los factores que influyen en la alta siniestralidad reportada por las autoridades, en el caso de los que se mueven en motocicleta, son los siguientes: edad, consumo de alcohol, temporalidad (y su consecuente estación del año), día de la semana y las horas.
En el caso de la edad, 22% de los accidentes corresponde a jóvenes de 18 años seguido del 5% de 20 años. La mayor parte de los accidentes ocurren entre los 17 a 37 años. Lo anterior nos demuestra cómo la juventud y las conductas de riesgo son los principales factores de peligro.
De los casos estudiados, el alcohol no es el principal factor de riesgo, sin embargo, debe de tomarse en cuenta para la aplicación de programas. Esto debido a que los 453 muertos registrados en 2006, menos del 10% dieron positivo en alcoholemia.
Tampoco influyen los meses del año, en México, a diferencia de otros países por cuestiones climáticas. Es igual de peligroso transportarse en los días lluviosos que en los días soleados o fríos.
Sin embargo, el factor del día de la semana sí influye. Son los fines de semana los que más concentran este tipo de accidentes, siendo los días viernes y sábado cuando la frecuencia es mayor.
Y contrario a lo que se piensa, de que los accidentes se dan en horas de esparcimiento y recreación; la Secretaría de Salud reporta que los accidentes se concentran en los horarios cercanos a las tres de la tarde.
Así que, si vas a comprar una motocicleta, ten estas líneas en consideración. Es más, un par más que sacamos de dicho estudio (disponible en: https://goo.gl/itZ5sn): “Es indispensable controlar a conductores sin licencia, así como la emisión de éstas con base en el conocimiento de la operación de las motocicletas. Además de que no existe una cultura de cortesía ni tolerancia entre los usuarios de las vialidades”.

Comentarios