CAMIÓN, BICI Y TREN AL MISMO TIEMPO


Marco Islas-Espinosa.- Después de 20 años de hablar de intermodalidad en el transporte público, parece que le están entendiendo. A casi medio año de que inició operaciones el programa Probici, que busca que los usuarios de la bicicleta se transporten en Tren Ligero y Sitren, sin abandonar su velocípedo; parece que los resultados son positivos.
De acuerdo con el director del Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), Rodolfo Guadalajara Gutiérrez, ambas políticas han resultado con más participación de lo previsto. El primero, que trata de ofrecer ciclopuertos seguros a los viajeros en el tren, ha incrementado de manera exponencial su demanda.
El proyecto inició el 18 de mayo, y el primer conteo que hicieron en junio dio como resultado que se utilizaron dos mil espacios para bicicletas.
Ya para diciembre pasado, y a seis meses de arrancar el proyecto, la contabilidad arrojó que son ocho mil usuarios de bicicletas que, durante un mes, dejaron sus bicis en los ciclopuertos instalados en todas las estaciones de ambas líneas del Tren Ligero.
“Parte de lo que hacemos es generar una cultura de tener un sistema integral de transporte público. Que se conjugue el transporte eléctrico, el transporte masivo con las rutas alimentadoras, y el transporte no motorizado. Es una solicitud añeja de todos los usuarios, lo hicimos con algunas dudas, pero debo decirlo: estamos muy satisfechos con los resultados”.
El director del Siteur no sólo es el encargado de la operación de dos líneas de tren ligero, una de Macrobús, dos corredores de Sitren, revisa la construcción de la tercera línea del Tren y ahora, hace cálculos y verifica que los ciclopuertos del proyecto Probici sean utilizados
Producto de una política novedosa, que partió de un “miedo” y nerviosismo propio de “la primera vez”; el funcionario señala que han realizado encuestas de satisfacción entre los usuarios, que les han ayudado para adecuar el servicio.
En ese camino, por ejemplo, han podido documentar un hallazgo interesante: “La gente que vive lejos del Centro, es la que más utiliza los ciclopuertos. Entre más alejados, más llenos están los ciclopuertos”.
La lógica es sencilla: las personas que viven en las zonas periféricas no tienen acceso a un transporte adecuado, que facilite su llegada a los puntos de trabajo.
“Más del 50 por ciento de los usuarios nos han dicho que esta política les redujo un camión diario. Y las personas que utilizan la bici, pero no tenían transporte, ahora se ahorran tiempo de caminata. De uno a tres kilómetros, diarios”, dice el funcionario.
Las estaciones que hoy están saturadas de bicicletas son La Aurora, Tetlán y San Jacinto, ubicadas en la zona que une Oblatos con Tonalá. Además, el funcionario confirma que ya no hay suficientes espacios disponibles en los ciclopuertos masivos instalados en las estaciones de Tetlán y Periférico Sur.
Por lo que, en breve, estarán buscando más adecuaciones. Y así ampliar la oferta de este servicio.
“En la estación de Juárez, aquí en el Centro, lo que vimos es que no es la misma demanda de ciclopuertos. Y se debe a que las personas que usan la bici, usan las del sistema Mibici (público)… entonces, no tienen la necesidad”.

Estaciona tu bici
Además de subir la bicicleta al Tren Ligero o dejarla en alguna de sus estaciones, los ciclistas ya pueden llevarse su vehículo en el camión. El servicio del Sitren, que va de la estación Juárez hacia Concentro y hacia la estación Tetlán, ya cuenta con portabicicletas (racks).
El funcionario señala que hasta el momento unos 800 usuarios mensuales de bicis toman alguno de los camiones del Siteur. “No implica mayor costo, piden la parada en cualquiera de las estaciones del Sitren, si el rack está arriba, el chofer se baja y no hay problema. Una de las ventajas es que en el Sitren no manejamos efectivo, y eso reduce los riesgos”.
Será en el mes de agosto cuando estén en condiciones de anunciar la desaparición del dinero en efectivo, en todas las modalidades del Siteur. Esto como parte de la aplicación del programa de prepago, que ya opera de manera parcial en el Tren Ligero y en el Macrobús.
Sobre la línea tres que se construye en el corredor Laureles- Ávila Camacho- Alcalde-16 de Septiembre-Revolución; el funcionario adelantó que se lleva un avance general del 65% de la obra, y esperan poder concluir la obra civil en lo que resta del 2017.
“Y esperamos, y eso es que queremos, que la obra civil esté completa al final del año. Vamos a hacer todo lo posible”.
Actualmente la Tuneladora, que excava por debajo del Centro Histórico, se localiza cercana a la calle Reforma. Y será en los próximos dos meses cuando puedan determinar el cierre de avenidas como el cruce de Federalismo y Ávila Camacho, para hacer la unión de la Línea 1 con la 3.

No hay comentarios.: