17.1.17

Preocupan a vecinos inseguridad y obras

 por Martha Hernández Fuentes/ntrguadalajara.com

Tensa. Por momentos el encuentro se llenó de reproches. (Foto: Martha Hernández Fuentes)
Inseguridad, afectaciones en los negocios, así como dificultad de acceso a comercios, casas y cocheras, preocupan a los habitantes de López Cotilla (en el tramo de Chapultepec a Robles Gil) por las obras que el Ayuntamiento de Guadalajara realiza y que están programadas a cuatro meses.
Durante la reunión de anoche entre vecinos de la zona y autoridades municipales, la principal preocupación fue la referente a los tema de seguridad. Debido a la falta de patrullas circulando a consecuencia de las calles abiertas habrá vigilancia estática, que es la presencia de elementos a pie tierra para dar “vigilancia integral y dinámica hasta en tanto cuanto dure la obra (...) pero ustedes nunca van a estar desprotegidos por la comisaría", dijo el comandante responsable de la zona, Sergio Rivas. En cuanto a la preocupación por situaciones de acoso sexual, se proporcionó el teléfono 1201 6070 para las denuncias directas.
El punto más tenso del encuentro se dio cuando se abordó el proyecto en materia de movilidad, que incluirá 2 metros de banquetas, 2.4 metros para las ciclovías, un carril para el transporte público y uno para el privado, además de 16 pares de reductores.
"¿A palo dado ni dios lo quita?”, “¿o sea que no vienen a preguntar, sino a avisar lo que van a hacer sí o sí?” y “¿no hay opciones? ¿Por qué no hicieron esta reunión antes?” fueron parte de los reclamos de los vecinos a los funcionarios municipales.
Los reproches fueron porque, a parecer de los quejosos, las autoridades están desplazando al peatón para dar más espacio a los ciclistas, por lo que consideraron un exceso de reductores de velocidad y por no retirar rutas del transporte público en la zona. En su opinión “quieren meter todo en una calle tan reducida”.
La respuesta del titular del área en el ayuntamiento, Mario Silva, fue que sólo se están atendiendo las disposiciones de la reciente reforma a la Ley de Movilidad. Aunque llegó un momento en el que los reclamos lo colmaron y soltó: “Yo no me encargo de socialización”. Luego retomó el tono conciliador para bajar el ánimo de los habitantes.
La promesa de los funcionarios para amortiguar las afectaciones con motivo de las obras fue hacer campañas de publicidad para informar a la ciudadanía de que la actividad comercial continúa en este espacio, reforzar la seguridad y que los trabajos no durarán más de 120 días.
EH/I

No hay comentarios.: