¿Y EL PERIBÚS?


Omar García.- La única alternativa que ha planteado el Gobierno del Estado para sacar de circulación a la ruta 380, por ser la que más accidentes genera en el año, es crear un corredor de transporte tipo Macrobús sobre el anillo periférico.
Sin embargo, a tres años de la propuesta y con 98 millones de pesos gastados en estudios y obras preparatorias, la solución no se ve cercana. El Instituto de Movilidad del Estado todavía no ha hecho público cuál sería el costo real de la obra, y en un año de limitaciones económicas, el presupuesto de egresos no incluyó un quinto para esa inversión.
Esta es la historia de otra obra que nació en el discurso y todo parece indicar que ya se murió en el escritorio.

200 millones, diluidos en economías
El primer impulso presupuestal que tuvo el Peribús fue en el presupuesto de egresos de 2014, con 200 millones de pesos etiquetados para la obra.
El 5 de abril de 2014, el entonces secretario de Movilidad, Mauricio Gudiño, advirtió que ese dinero serviría para hacer los proyectos ejecutivos a través del Instituto de Movilidad.
En ese momento se dijo que algunas estimaciones hechas para la inversión del Peribús rondarían los dos mil 500 millones de pesos. Pero desde entonces y hasta hoy, todo es especulación. Se desconoce cuánto costaría reemplazar la ruta 380 por un Macrobús en Periférico
En una breve entrevista en Palacio de Gobierno, esa primavera de 2014, Mauricio Gudiño señaló que era probable que todas las rutas que circulan por el periférico se aglutinarían en una concesión única ajustada al Peribús, y llegaría a contarse con una ruta única, aunque eso dependerá del proyecto ejecutivo.
“Hay algunas vialidades donde confluyen tres o cuatro rutas en una misma vialidad, y sería imposible poder sacar a todas las rutas, ya que los orígenes y destinos son diferentes, aunque puedan compartir el piso en un momento”.
Un año después, y a unos meses de que Ricardo Villanueva Lomelí saliera de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas, para buscar la alcaldía tapatía; el diario El Informador documentó que el funcionario confesó que esos primeros 200 millones de pesos se habían gastado en “otras economías”, para tapar boquetes presupuestales en programas sociales y administrativos. Como agua que se escurre entre los dedos, así fue el primer fracaso del proyecto del Peribús.

Los estudios millonarios
Desde septiembre de 2014 y hasta diciembre de 2015, el Instituto de Movilidad del Gobierno del Estado ha firmado 19 contratos millonarios para que diferentes despachos y empresas realicen estudios para la viabilidad del proyecto.
En total, el Gobierno ha pagado nueve millones 425 mil 793 pesos a cinco empresas, por diferentes motivos. Estas son: Systemgat, Comuna ingeniería, Polymetrix Consulting, Taller Acur y Corporación Rehovot. Los estudios van desde levantamientos topográficos, estudios, investigaciones, consultorías, análisis de demanda, diseño operacional y conceptual del Peribús, además de estudios de impacto de tránsito.
El informe que publicó el Instituto de Movilidad en su página de transparencia, no incluye los resultados ni las conclusiones a las que llegaron las empresas, para determinar el grado de viabilidad y el costo del proyecto.
Este medio de comunicación solicitó una entrevista con su titular, Mario Córdova, sin embargo, el inminente debate sobre el costo de la tarifa de transporte público impidió que se concretara el encuentro.

89 MDP para Cemex

Como si no existiera el concepto de desvío de recursos, la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública cambió las obras de la primera etapa de la línea del Macrobús contemplada para el Periférico, por la colocación de concreto hidráulico en la zona Poniente de esta vía.
En ese entonces, quien fuera el titular de la dependencia, Juan José Dávalos López, señaló que la vía por la que transitaría el Peribús tenía demasiados hoyos y baches. Por lo que se determinó hacer obras “preparatorias”, hasta conocer los detalles de los estudios finales.
De acuerdo con el contrato 521 del año 2015, la empresa Cemex concretos construiría la primera etapa del Peribús, desde avenida Inglaterra hasta la calle Chicle en el Colli. La obra por 89 millones de pesos se entregó en un concurso por invitación donde sólo participaron cuatro empresas.
Sin embargo, la obra no prosperó, por lo que el mismo contrato y los 89 millones de pesos contemplados, se intercambiaron para la modernización de dos kilómetros del Periférico.
El proyecto original incluía la obra civil en los carriles vehiculares, además de la instalación de puentes peatonales, banquetas, instalaciones eléctricas y señalamientos viales, entre otros conceptos que harían posible la implementación del sistema articulado de transporte.

El 380, un dolor de cabeza
Cobra siete pesos, está certificada, pero es un dolor de cabeza para sus usuarios. Es la ruta 380, y de acuerdo con los datos de la Secretaría de Movilidad, es la que más accidentes viales registró en 2015.

En una ciudad donde circulan más de 270 rutas de camión, la 380 es la más siniestrada de todas, con 20 accidentes registrados. Es por eso que el Peribús podría ser una opción para reducir dicha siniestralidad, pero hasta el momento no hay quién conozca el proyecto para sustituirla.

No hay comentarios.: