25.2.17

Contaminación, cerca de rebasar la de 2016

(Foto: Alfonso Hernández)
Apenas van dos meses de 2017, pero ya casi se alcanzan los registros de mala calidad del aire acumulados durante todo 2016. Bajo el entendido de que todavía faltan dos temporadas críticas que son el estiaje y el siguiente invierno, se prevé un año crítico en materia de contaminación atmosférica.
A la fecha, en 2017 se han activado ya 15 precontingencias y tres contingencias atmosféricas fase uno, todas por niveles elevados de material particulado de 10 micras (PM10) en la influencia de Tlajomulco de Zúñiga. De acuerdo a la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía, ya casi se igualaron las precontingencias de 2016 y solo faltan dos contingencias para empatar este año con el anterior.
“Va a ser un escenario difícil por las condiciones meteorológicas, se está previendo un año muy difícil en calidad del aire, entonces estamos invitando a todos los ciudadanos a que tengamos muchísima participación en el tema de la afinación y verificación vehicular”, declaró en entrevista.
“Este año todavía nos falta la época de estiaje que está relacionada con (la concentración de) el ozono y la época invernal de 2017 (cuando afectan las inversiones térmicas), entonces, si ya casi llegamos a las mismas estadísticas del año pasado, sí hay que tener mucha atención al respecto”.
En abril y mayo, en la Zona Metropolitana de Guadalajara la fuerte radiación solar y la alta carga vehicular derivan en que las emisiones de los autos, en una reacción química inducida por la alta temperatura de los rayos del Sol, se transformen en ozono troposférico, un contaminante secundario irritante que puede disparar los indicadores de mala calidad del aire principalmente zonas de alto flujo de automóviles.
En estas fechas de febrero, cuando todavía hay horas con temperaturas bajas e incluso días nublados, no es considerable la generación de ozono troposférico. No obstante, las inversiones térmicas de invierno sí afectan a la calidad del aire porque encapsulan en la superficie los contaminantes ya presentes, como gases o material particulado.
Para evitar una situación crítica, Ruiz Mejía llama a los automovilistas a verificar su auto para que no rebasen las emisiones contaminantes permitidas previo a entrar en la temporada de estiaje que facilita la generación de ozono troposférico.
“En este momento, sumando los porcentajes de enero y febrero, llegamos ya a 4 por ciento (de verificación) que sigue más o menos en la misma estadística de otros años de participación, tenemos que incentivar, estamos a punto de sacar una nueva propuesta de comunicación estratégica con los ciudadanos en el tema de verificación vehicular”.

Incumplimientos de Línea 3, sin sanciones

Luego de darse a conocer los incumplimientos ambientales en los que incurren los constructores de la Línea 3 del Tren Ligero y que diputados pidieron se clausure la obra temporalmente en tanto no se subsanen las omisiones, sólo habrá revisión y presión al Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur) para que haga cumplir a las empresas contratistas las condicionantes impuestas a la obra.
Así lo señaló la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía, quien primero había señalado que Siteur podría hacerse acreedor a una multa por no garantizar que el material extraído del túnel en el Centro tapatío se confine de manera segura en los camiones que lo trasladan, pero ayer dijo que sólo habrá seguimiento para que éste no se disperse y abone a la contaminación atmosférica.
“El material que sale de Línea 3 sale demasiado húmedo y en el camino se va secando, no tapan las góndolas, es un proceso que deben de cuidar, Proepa y Siteur están revisando este tema”, comentó ayer, descartando una sanción pese a que estos criterios están especificados en la manifestación de impacto ambiental de la obra y sus 43 condicionantes.
El material extraído por la tuneladora sale húmedo porque en el estudio de mecánica de suelos de la obra se establece que hay presencia de agua freática incluso a 27 metros de profundidad en el Centro tapatío y las excavaciones se realizan a 30, lo cual modificará la dinámica de los cuerpos de agua bajo la superficie.
Violeta Meléndez

Darán incentivos por transición tecnológica

Que los ladrilleros que acepten una reconversión tecnológica baja en emisiones puedan acceder a incentivos y certificaciones que cotice mejor su producto es una de las aspiraciones de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) con el sector ladrillero, que a cuatro años de trabajo con éste aún no ha podido conseguir que cambien de prácticas.
Ayer en Tonalá se realizó con ellos una segunda mesa de trabajo, en la que se les informó que próximamente habrá una norma estatal ambiental para el sector, que establecerá pautas de trabajo por municipio para que quienes se dediquen a ello estén regulados y ubicados en zonas establecidas por la autoridad, cerca de bancos de material, pero lejos de núcleos urbanos.
“Hemos trabajado con ellos para que estén listos para aceptar la reconversión tecnológica porque tú les puedes ofrecer la tecnología, pero en el diagnóstico que tenemos es que a pesar de que sí pueden acceder, no están dispuestos a hacer esa transición, entonces descubrimos que había que capacitarlos y sensibilizarlos para hacer esa transición”, dijo la titular de Semadet, Magdalena Ruiz Mejía.
“Diagnosticamos in situ el nivel de exposición a contaminantes directos de los ladrilleros, así como de las colonias alrededor, donde se cumple la hipótesis de que hay una alta exposición a contaminantes diferenciados que producen como ladrilleros. Lo que sigue es que cuando ellos estén listos a nivel de capacitación, empezaríamos el ordenamiento de sus parques ladrilleros”.
Hasta el momento, Tlaquepaque es el primer Municipio que cuenta con un reglamento específico para este giro, mismo que habrá de armonizarse con el estatal que, según la funcionaria, está cerca de ser publicado. Tonalá, por su parte, que es de los más afectados por las emisiones de las ladrilleras, apenas aprobó en cabildo trabajar en la creación de una normativa al respecto.
Debido a que 46 por ciento de las ladrilleras está en la Zona Metropolitana de Guadalajara, que suman 150 registradas, Ruiz Mejía señaló que el proyecto se discutirá en el Instituto Metropolitano de Planeación para permear en su área de acción.
“Queremos que todo el trabajo de la norma no sea un trabajo de escritorio de la Semadet, sino un trabajo de estarlo armonizando con la Federación, las recomendaciones internacionales para que desde el inicio conozcan el proceso de regulación”.

HJ/I

No hay comentarios.: