Ir al contenido principal

La muerte está en el aire

  • Isaura López Villalobos
  •  El Occidental
Los niveles de contaminación atmosférica aumentaron de manera drástica en las últimas décadas, pese a la advertencia sobre el coctel de sustancias hoy más de cuatro millones de habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) enfrentan un riesgo sanitario medioambiental.
La gran variedad de polvos que envuelve a una de las metrópolis más importantes a nivel nacional acecha a la ciudad de las flores. El 2017, advierten especialistas será un año de crisis ambientales, de no contar con políticas públicas integrales que absorba las partículas suspendidas en el aire la salud de los habitantes se verá afectada.

El suelo de Guadalajara ha dejado de oler a tierra mojada para convertirse en polvo que inunda a la ciudad. La gruesa nata de contaminación que cubre la metrópoli, es asociada al cáncer que consume la vida de seres humanos, de árboles y que ahuyenta las aves del cielo tapatío.
Especialistas atribuyen el último aliento de la naturaleza del Área Metropolitana a la variedad de sustancias suspendidas en el aire que suponen un peligro salud-ambiental.
SMOG Y POLVO,
PRINCIPALMENTE
El  investigador José Antonio Gómez Reyna del Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo de la Universidad de Guadalajara (UdeG) señala que pueden ser emitidas al aire de forma directa cuando provienen de fuentes como los procesos de combustión o el polvo arrastrado por el viento, o bien formarse en la atmosfera por la transformación de gases emitidos como el dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y ozono.
Los efectos que ocasionan estos polvos pueden ser palpable con tan solo tocar el tronco de un árbol y sus hojas, algunos ya presenten cáncer, esta situación, advierten estudios internacionales podría estarse presentando en las personas.
Recargado en uno de los árboles del Parque Metropolitano –donde se realizó la entrevista– el investigador observa detenidamente algunos de estos: “Los vegetales son seres vivos, muchos de ellos en sus hojas ya presentan problemas de contaminación ambiental, de acidez y este va generando que se destruya y el árbol tiene que ver mucho con dos elementos: la edad y el tamaño, y el segundo donde está el árbol (se refiere al lugar) y el segundo donde está el árbol y si es sano o no”.
Continua: “Mucho de los árboles que estamos viendo, no están sanos y esto está generando un problema también de intercambio gaseoso para poder controlar la atmosfera”.
Los niveles de contaminación aumento de manera drástica en las últimas décadas, pese a la advertencia sobre el coctel de sustancias: partículas suspendidas, ozono, dióxido de nitrógeno y azufre, hoy los habitantes de la ciudad de las flores enfrentan un riesgo sanitario medioambiental.
El también miembro del comité científico de Global Nature Fund y de Living Lakes, con sede en Alemania, indica que al no haber un control de las fuentes de contaminantes, el problema cada vez se agudiza.
“La situación en una atmosfera normal, tenemos de todos los gases hidrógeno, oxígeno, fluoruro cada uno tiene una proporción, pero ya cuando se incrementan tenemos entonces un problemas de salud”.
“La situación que se presenta en una ciudad o en una parte conglomerada en donde no se tiene un control bien estricto con relación a las fuentes de contaminación, pues existe lo que se llama la Ley general del estado gaseoso donde se determina la presión, el volumen o la temperatura, quiere que en tiempos de fríos, la atmósfera queda estática hasta un cierto nivel de altitud en donde los gases no pueden salir”, advierte.
Esta connotación que hace el investigador de la Universidad de Guadalajara repercute en la salud de la población, afectando principalmente a niños, adultos mayores, embarazados y personas con problemas del sistema respiratorio, y de tipo crónico.
En Jalisco, las autoridades apenas comenzaron a reconocer que la contaminación atmosférica afecta la salud de las personas a pesar de que los estudios locales desde hace un par de décadas ya advertían sobre el problema de salud-ambiental.
AUTOMÓVILES NO SON
LOS ÚNICOS CULPABLES
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) ocho de cada 10 personas respiran un aire contaminado. El polvo que cubre a la Perla Tapatía es causa de muertes por infarto, infecciones respiratorias y cáncer de pulmón.
El estudio de emisiones y actividad vehicular en la Zona Metropolitana de Guadalajara, preparado de manera conjunta por la Dirección de Investigación sobre la Calidad del Aire (DICA), Instituto Nacional de Ecología y Campo Climático (INECC) y por la Dirección de Investigación sobre la Calidad del Aire (DICA) en el 2011, muestra “La necesidad de reforzar el programa de control de emisiones para los vehículos que circulan en la Zona Metropolitana de Guadalajara, especialmente para aquellos vehículos con antigüedad mayor a diez años que en la ZMG representan el 39% de total del parque vehicular, pero sin excluir a los vehículos más recientes, pues éstos también pueden presentar emisiones elevadas, dependiendo del mantenimiento y uso que se le dé”.
Sin embargo, los investigadores insisten en que el estudio está enfocado solo al parque vehicular, cuando hay una variedad de elementos que están propiciando que la contaminación atmosférica sea mayor en comparación con otros años.
En el Área Metropolitana de Guadalajara solo hay 15 días al año para respirar un aire menos contaminado, por consiguiente en el primer cuatrimestre del 2017 será de mayor riesgo por el fenómeno de inversión térmica, advierten.
La redes de monitoreo instalada en zonas metropolitanas y ciudades de México muestran que cerca de 30 millones de personas están expuestas a contaminantes cuya toxicidad está clínicamente asociada a enfermedades respiratorias, cardiovasculares e incluso la muerte prematura por la mala calidad del aire que respiran.

MALA IMAGEN
QUE MATA
Desde el Cerro del Cuatro o de algún edificio de la metrópoli se puede observar una capa polvosa que cubre el corazón de la Perla Tapatía; con el paso del tiempo, la intensa nube gris colapsa los pulmones de quienes se afanan bajo el sol.
Los contaminantes concentrados en el aire, ocasionan un fenómeno que podría ser natural, inversión térmica; sin embargo generan una mala calidad del aire, misma que se  prolongará hasta el temporal de lluvias, alerta el director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la Universidad de Guadalajara, Hermes Ulises Ramírez Sánchez,
“Tenemos inversión térmica todos los días (la inversión es un fenómeno natural) pero si a ese fenómeno natural no dejamos que se disperse el aire hacia arriba estamos acumulando contaminantes, obviamente lo que está respirando la gente durante todas las primeras horas de la mañana es contaminación”, expuso.
La contaminación se concentra en el valle de la ciudad,  los periodos prolongados de viento lentos provoca la congrega las sustancias. Los vientos del norte soplan hacia el sur de la ciudad. Históricamente: Miravalle, Las Pintas y Santa Fe son los lugares con un gran cóctel de contaminantes, indica Hermes Ramírez.
“Tenemos una barrera de montaña, toda la ciudad es un valle semi-cerrado tiene una sola entrada del aire, pero no tiene salida natural, que quiere decir que estamos acumulando esos contaminantes en una zona específica que en este caso es el sureste de la ciudad: Tonalá, Tlaquepaque, Miravalle.
Y una vez que la inversión termina rompe esa contaminación desciende a través del cerro del cuatro hacia la zona del Valle de Toluquilla que son Las Pintas y Santa Fe que es donde hoy tenemos los índices de contaminación mucho más altos”.
Desde hace un par de décadas, el cielo de la urbe más poblada de Jalisco registra un coctel de contaminantes, que hoy los 4.5 millones de habitantes absorbe, teniendo graves repercusiones a su salud.
ADIÓS OLOR A
TIERRA MOJADA
La problemática empeora, advierte el director del Instituto de Astronomía debido a que no todos los contaminantes son monitoreados.
“En el ambiente, el polvo lleva asociado a una gran cantidad de virus, bacterias que nos pueden agudizar enfermedades si entran de manera directa al sistema respiratorio, entonces sabemos que existen, pero todavía hay una gran cantidad de otros contaminantes qué como no los medimos no sabemos que están, como compuestos orgánicos volátiles, compuestos persistentes, orgánicos persistentes que son derivados de los proceso industriales y procesos de combustión. Esos también están ahí, desafortunadamente no tenemos manera de cómo medirlos en esta ciudad”.
La ciudad de las rosas lentamente se marchita al igual que su gente tras el paso del polvo que lentamente se sumergen a los pulmones y corazón de una de las metrópolis más importante de México.
Aquellos ayeres, el clima del Valle de Atemajac era considerado como de los más benignos a nivel mundial, por su temperatura, no obstante el panorama cambio con el paso del tiempo.
La mancha metropolitana creció sin control sus arterias se saturaron por el polvo que arrojan las industrias, el parque vehicular, que en conjunto con la construcción urbana va destruyendo los únicos pulmones que pudieran absorber el aire contaminado.
Esta situación, expuso el director del IAM, Hermes Ulises Ramírez Sánchez  que 4.5 millones de habitantes haya dejado de oler a tierra mojada para respirar polvo contaminado.
El investigador José Antonio Gómez Reyna del Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo de la Universidad de Guadalajara expones que los contaminantes que envuelven los municipios del centro de Jalisco son visibles desde cualquier punto alto de la ciudad.
“Hablando de Tonalá del poniente de la ciudad en cualquier punto alto vamos a ver que en el centro de la ciudad estamos en una v en un cajón y desde ahí se va a ver la mancha, por la carretera de los Altos se ve que la ciudad está cubierta, y está cubierta por partículas orgánicas, no orgánicas de los bióxido de carbono, de azufre de esos elementos más todas las mezclas que se generan”.
Los sectores que contaminan y que no son observados a simple vista como la quema de gas por diferentes procesos desde una macro caldera hasta una tubería, en una casa donde prenden el boiler hasta la contaminación orgánica.
“La contaminación orgánica como el metano, se genera por la descomposición orgánica la manejamos en la basura, va a empezar a oler ese metano, y que pasa cuando llega el carretón de la basura lo vas a oler o varios botes con comida echada a perder o desechos orgánicos te va a dar olor”, detalló
Estos factores que obstruyen las arterias de Guadalajara sin que los bosques: Barranca de Oblatos, Los Colomos y el Bosque de la Primavera arrinconen la capa que cubre a la ciudad.
En el Área Metropolitana de Guadalajara solo hay 15 días al año para respirar un aire menos contaminado, por consiguiente en el primer cuatrimestre del 2017 será de mayor riesgo por el fenómeno de inversión térmica, advierten.
GENERADOR DE
ENFERMEDADES
La gruesa nata de contaminación causa un 20 por ciento de las enfermedades del sistema respiratorio y pulmonar; al día se estima que ocho personas pierden la vida por este conjunto de factores.
A décadas de la advertencia sobre el riesgo de salud ambiental, los especialistas refieren que las enfermedades van a la alza. El coordinador de la carrera de Terapia Intensiva dl Centro Universitario de Ciencias de la Salud, Antonio Gerardo Rojas Sánchez, menciona cuales son estos padecimientos.
“En los últimos diez años en Guadalajara ha incrementado la contaminación ambiental, esto se agravo obviamente con todas las construcciones que se están elaborando hoy en día”.
“Lo que nos llama mucho la atención es que también a la par se han incrementado las enfermedades respiratorias, por ejemplo el asma se ve con más frecuencia, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y lo que hemos notado que el nivel de contaminación ha sido un factor de riesgo para el desarrollo de las exacerbaciones de estas dos enfermedades”.
El especialista en salud respiratoria, explico que el aparato respiratorio cada vez se afecta al respirar el coctel de contaminantes atmosféricos: “Lo que sucede hoy en día que hay partículas menores de cuatro micras que estamos respirando a nivel ambiental y que a veces no son factibles de filtrar por parte del aparato respiratorio, estas partículas son capaces de inflamar las vías respiratorias”.
Las repercusiones en la salud de las personas es presentar de manera frecuente infecciones o exacerbaciones de enfermedades como el asma bronquial.
Datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señala que la contaminación atmosférica género en tres años (2010-2013) un costo de catorce millones de pesos, en este periodo hubo cerca de 20 mil muertes prematuras en 34 ciudades del país
De los catorce millones de pesos costó al país la contaminación del aire, 11.5 mil millones corresponden a pérdidas de productividad y 2.5 millones de pesos  gastos en salud (muertes prematuras, 19,242; hospitalizaciones, 53,191; y consultas médicas, 3 millones 110,072), de acuerdo al estudio IMCO.
El coordinador estatal de enfermedades respiratorias de la Secretaría de Salud Jalisco, Sergio Ramón Quintero González, reconoce el coctel de contaminaciones afecta a 4.5 millones de habitantes.
“Sea detectado en los últimos años incremento de las enfermedades respiratorias que están relacionadas con el aumento de la contaminación. Hemos detectado que se han incrementado en un 15 o hasta un 20 por ciento las enfermedades que están relacionadas con los contaminantes en el ambiente, esto redunda en que haya más infecciones respiratorias, que hay más problemas de asma, que se incrementa la enfermedad de EPOC”.
Sin embargo, ante la falta de un estudio local de relación contaminación atmosférica con problemas de salud se desconoce el tipo de afectación que más padecen más de cuatro millones de personas que viven en la gran metrópoli de Jalisco, reconoce Quintero González.
“Específicamente no hay ningún estudio que te diga exactamente cuánto son, desafortunadamente todo este tipo de enfermedades son multifactoriales, pero si podemos sumarle factores”.
De los 365 días del año, el riesgo en que una persona se vea afectada en su salud es latente, a decir de los expertos solo hay 15 días al año con temperaturas cálidas.
LA SOLUCIÓN ESTÁ
EN NUESTRAS MANOS
De acuerdo a datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) Jalisco, una persona al año respira 380 gramos de compuestos orgánicos volátiles, 13 mil gramos de monóxido de carbono y mil 615 gramos de óxidos de nitrógeno.
Guadalajara dejo de oler a tierra mojada, el polvo que cubre a la ciudad de las flores consume la vida de más de cuatro millones de personas, vegetación y fauna; un fenómeno que quizá pudo prevenirse, sin embargo hoy está en las manos de todos apoyar en la solución de la contaminación atmosférica.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.