Contra atorones, escalonar horarios

  • De acuerdo con el Registro Global de Tráfico, en 2016 la Zona Metropolitana de Guadalajara fue calificada como la segunda más congestionada en el País, sólo superada por la CDMX. Foto: Emilio de la Cruz
  • De acuerdo con el Registro Global de Tráfico, en 2016 la Zona Metropolitana de Guadalajara fue calificada como la segunda más congestionada en el País, sólo superada por la CDMX. Foto: Emilio de la Cruz
  • De acuerdo con el Registro Global de Tráfico, en 2016 la Zona Metropolitana de Guadalajara fue calificada como la segunda más congestionada en el País, sólo superada por la CDMX. Foto: Emilio de la Cruz
Edgar Ramírez y Julio Cárdenas/Mural
Guadalajara, México (15 mayo 2017).- Para los expertos, sí es posible una Ciudad en la que se reduzcan al mínimo los congestionamientos viales.

Dado que en promedio 12 por ciento del tiempo de manejo al día se pasa en alto total por un atasco en Guadalajara, según el Registro Global de Tráfico 2016, de Inrix, una solución en esta área podría beneficiar a la productividad y calidad de vida de las personas.

La estrategia apunta a un plan integral en el que intervengan tanto el sector público como el privado, señaló Raúl Díaz Padilla, académico de la Maestría en Ciudad y Espacio Público Sustentable del ITESO.

Reconoció que se ha llegado a un punto crítico en la ZMG, al posicionarse como la segunda metrópoli más congestionada del País, como indica Inrix en su ranking. Ante ello, planteó acciones que se aplicaron en ciudades con problemas similares y destacó el caso de Londres.

La primera es diseñar un programa de escalonamiento de horarios a nivel gubernamental, empresarial y escolar. Además, construir estacionamientos disuasorios cercanos a paradas de autobús o estaciones del Tren Ligero y Macrobús, para que se use el transporte público y se evite que los automóviles entren a las zonas con mayores atascos.

"¿Cómo le hacemos para que no toda la gente salga al mismo tiempo a la escuela y al mismo tiempo al trabajo?", dijo.

Agregó que se pueden fijar mayores restricciones a la circulación de vehículos de transporte pesado en algunas vialidades, e invertir en la movilidad no motorizada, no sólo con ciclovías, sino facilitando y haciendo seguro el tránsito peatonal.

Por último, destacó la importancia de seguir apostándole a modernizar el transporte público con proyectos como la Ruta-Empresa, que arrancó la semana pasada; el Tren Ligero, cuya Línea 3 se construye desde 2014 y estaría lista en 2018, y más corredores con unidades articuladas (BRT) como el Macrobús.

De esta última alternativa, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés) había recomendado en 2013 crear otras 5 líneas, como MURAL publicó la semana pasada, pero la propuesta quedó en el olvido.

Según Díaz Padilla, precisamente el transporte articulado es más rentable en términos de costo-beneficio, es decir, con una menor inversión se mueve a una cantidad similar de personas que en trenes eléctricos.

En el estudio "Congestión de tránsito, el problema y cómo enfrentarlo", desarrollado por la Cepal, también se menciona como alternativa tener mayor coordinación entre autoridades de diferentes niveles de gobierno al implementar acciones en favor de la movilidad.

Esto porque, por ejemplo, la decisión unilateral de un Municipio de colocar parquímetros en una calle puede terminar colapsando a múltiples vialidades.

¿Por dónde?

Según expertos, estas son acciones que se pueden implementar en favor de la movilidad de la ZMG:

Escalonamiento de horarios en empresas, sector público y escuelas.
Invertir en infraestructura ciclista y para el peatón.
Estacionamientos disuasorios cerca de puntos de transporte.
Modernizar el transporte público.
Coordinación de autoridades de diferentes niveles de gobierno.
Rectificación de cruces, manejo flexible de sentidos de circulación, mejoras en señalización y semáforos "inteligentes".
Sistemas eficientes de información de atascos para los conductores.

Comentarios