14.6.17

Puro cuento, plan anticontingencias

Culpables y víctimas. Ciudadanos sufren la contaminación que provocan con sus vehículos. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)
Suspender actividades recreativas al aire libre y retirar de la circulación la totalidad de automóviles que no cuenten con verificación vigente, de un parque vehicular en el que solamente 8 por ciento ha cumplido y cuenta con su holograma, eran las medidas que se debieron tomar el lunes tras la activación de la contingencia atmosférica fase 2 en Tlaquepaque, pero se quedaron en el papel y la gente en su rutina diaria a pesar del riesgo a la salud que implicó ese grado de contaminación.
La directora de Calidad del Aire de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Adriana Rodríguez Villavicencio, reconoció que un nivel de 216 Imeca por ozono como el que se tuvo el lunes en la ciudad no se registraba desde 2012 y requería medidas urgentes de mitigación, pero su Plan de Respuesta a Emergencias y Contingencias Atmosféricas (Preca) vigente para prevenir y actuar ante la contaminación es inoperante para las instituciones encargadas de ejecutarlo.
“Cuando se dan episodios repentinos de tres o cuatro horas es bien complicada la logística (de aplicación del Preca), en la fase 2 ya estamos hablando de retirar autos de la circulación y con el número de agentes viales que hay no se dan abasto, de aquí a que reacciona la autoridad que tiene que participar no le da para nada margen de maniobra para implementar una restricción vehicular”, declaró en entrevista la funcionaria de Semadet.
“Con el ozono, lo que estamos viendo es que es inoperante la respuesta que está plasmada, entonces lo que vamos a buscar es, después de un análisis que hagamos más científico del comportamiento de ozono, hacer una propuesta de alerta temprana porque tendríamos que estar buscando que una vez que alcancemos ciertas concentraciones y ciertas condiciones, hacer una respuesta viable. En este momento no es posible sacar de circulación vehículos”.
En lo que va del año se han activado 18 precontingencias y 13 contingencias atmosféricas en la Zona Metropolitana de Guadalajara, de las cuales 10 han sido por ozono, un contaminante secundario que se genera por la reacción química de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles, expulsados por autos y volatilización de gasolina al contacto con la radiación ultravioleta alta, y que al ser un gas no se observa directamente en la atmosfera, aunque esté en altas concentraciones.
De acuerdo a Rodríguez Villavicencio, estos episodios de polución frecuentes tienen alarmada a la Semadet y al Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, pues ni siquiera había registros de una activación de contingencia atmosférica en fase 2 en la ciudad debido a que antes de 2014, aunque hubiera alta contaminación, poder activar una alerta de este tipo era casi imposible por los requisitos establecidos en la ley. Ahora, a partir de 190 Imecas por más de una hora en una estación se activa la fase 2.

Hasta apagado contamina

Un vehículo puede estar emitiendo compuestos precursores de ozono a la atmósfera incluso apagado, ya que la alta temperatura de esta temporada de estiaje volatiliza la gasolina y aporta componentes peligrosos. También las gasolineras, al surtir combustible, dejan ir vapores que facilitan la generación de ozono con los rayos solares, ya que no cuentan en Guadalajara con un sistema de recuperación de vapores.
“Tanto los vehículos en circulación como los espacios de distribución de combustibles representan una fuente de emisiones fugitivas. Todo el tiempo el vehículo, por la temperatura, está también promoviendo emisiones evaporativas que pueden estarse dando tanto en el tanque de combustible como en alguna parte del motor, por supuesto en las gasolineras también”.
Agregó: “Existe el conocimiento de que en Tlaquepaque es alta la falta de cobertura vegetal, tenemos islas de calor que son catalizadores que hacen que se transformen los precursores a ozono, de ahí que Tlaquepaque está liderando el escalafón de las estaciones que están fuera de norma”, señaló, aunque dijo que no hay un diagnóstico claro que explique la frecuencia de contingencias en ese municipio, pese a que también impacte al resto de la zona metropolitana.

Única solución, reducir vehículos

Debido a que el ozono es causado directamente por la quema y evaporación de combustibles fósiles, la única solución para evitar su formación es disminuyendo el parque vehicular y migrarlo hacia motores que funcionen con energías limpias, planteó el director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM), Hermes Ulises Ramírez.
“Para entender estos niveles de contaminación debemos entender que estamos en un valle semicerrado donde hay una entrada natural de aire, pero no una salida natural, entonces no salen los contaminantes tan fácilmente. En segundo lugar hay inversiones térmicas, que es una capa de aire caliente entre dos capas de aire frío y funciona como una tapadera que atrapa los contaminantes”, contextualizó respecto a los factores orográficos y meteorológicos de la ciudad.
“Esos factores no los podemos modificar, pero como seres humanos sí podemos modificar las cantidades de contaminación, tenemos un parque vehicular exageradamente grande en la ciudad, se estima que circulan más de dos millones de automóviles todos los días, es uno de los índices más altos a nivel mundial, porque tenemos aproximadamente 2.2 habitantes por automóvil. Tenemos que ser más conscientes de que somos nosotros quienes causamos la contaminación”.
Si bien Ramírez consideró que el deficiente cumplimiento con la verificación vehicular contribuye a que haya automóviles con una combustión más sucia que la de uno con su debido mantenimiento, también reconoció que mientras se utilicen vehículos que funcionen con hidrocarburos serán un agente contaminante, cuya solución de fondo es reducir su uso e incluso erradicarlo.
“Somos nosotros, no le busquemos otra explicación, somos los seres humanos que seguimos teniendo una movilidad basada en carbón, mientras sigamos bajo esa misma lógica no van a cambiar las cosas, necesitamos caminar a otros tipos de energía y yo veo que nos cuesta mucho trabajo entender”, finalizó.

Recuento 2017

18 precontigencias atmosféricas
13 contingencias atmosféricas
1 contingencia en fase 2
10 contingencias de las anteriores han sido por ozono

Los daños

El ozono troposférico, formado por óxidos de nitrógeno arrojados por autos y compuestos orgánicos volátiles de vapores emanados de gasolineras al contacto con la radiación solar, reduce la capacidad pulmonar en una exposición crónica y está relacionado con muertes prematuras en ciudades altamente motorizadas de Jalisco y el mundo
JJ/I

No hay comentarios.: