Ir al contenido principal

Alternativa por la seguridad urbana: tomar las calles ¿cómo?

Por Juan Palomar Verea jpalomar@informador.com.mx/El Informador

El usuario más vulnerable de la calle es quien le otorga mayor seguridad. Si un anciano se sienta en su esquina, si un grupo de niños juega libremente en las banquetas y arroyos, si una mujer sola camina de noche por un determinado rumbo, son ellos los que garantizan para todos los demás un contexto callejero tranquilo, transitable, habitable.

Las calles las hacen las personas, sus hábitos, su presencia. Las vialidades abandonadas por los peatones, destinadas solamente al tránsito automotor, son hostiles y frecuentemente peligrosas para todos. Los espacios públicos solamente lo son en realidad cuando son apropiados por grupos humanos: barriales, vecinales, o en simple tránsito.

Por demasiado tiempo los esfuerzos por regular y conducir el destino de las ciudades han pasado por procesos eminentemente tecnocráticos, enfocados en buena parte en mecanismos regulatorios, centrados en escalas y representaciones a las que escapa la calidad inmediata y cotidiana de la experiencia urbana.

¿Cómo determinar en planos urbanos a escala, digamos, 10 mil, cuál esquina admite una plazoleta, qué cruce en particular propicia un pequeño parque, qué sección vial es adecuada para banquetas amplias, arboladas y conviviales? Y, sin embargo, estas coyunturas de la pequeña escala son las que logran volver más habitable la ciudad.

Una ciudad introvertida es, por esencia, una ciudad insegura. Los “estilos” de vida que la época propone vuelven a los individuos cada vez más ausentes de los ámbitos públicos. Los ingratos traslados pendulares propician, al llegar a las casas, un ensimismamiento que fractura a las comunidades inmediatas. El confinamiento comercial y consuetudinario en las llamadas “plazas” comerciales empobrece radicalmente la convivencia urbana. La televisión –que ahora multiplica sus ofertas para tener cautivos a los espectadores– y los juegos de video no son más que la parte más visible de ese ensimismamiento que fomenta el consumismo y la alienación de la comunidad.

Ningún plan parcial está completo sin un componente (un “layer”, un nuevo plano dispuesto en los ordenamientos) que lleve una denominación de “renovación urbana”. Para ello, obviamente, se requieren estudios mucho más puntuales y participativos mediante los que, en todas las demarcaciones citadinas, y a las escalas adecuadas, sean detectadas y formalmente propuestas acciones específicas de mejoramiento de los contextos vecinales, barriales y distritales. ¿Qué es mucho trabajo? Claro. Pero esto es, al final, lo que marca la diferencia con las ciudades que sí saben qué quieren y a dónde van.

Hasta ahora, este tipo de acciones –cuando suceden– han sido aisladas y casi fortuitas. Aterrizar toda la planeación urbana, además de en las grandes medidas y lineamientos, en la vida cotidiana de cada habitante permitirá, por parte de éste, reconocerse en una comunidad, habitarla, cuidarla, y hacerla más segura.

jpalomar@informador.com.mx

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.