12.7.17

El sí por las Ciclovías que compromete



JAIME BARRERA RODRÍGUEZ/milenio


De la tradición bicicletera de Guadalajara ya nos dio cuenta el sábado en estas páginas mi compañero Celso Mariño en su columna
Francotirador. Por esa y otras razones, es por donde se le vea, una
buena noticia la abrumadora mayoría a favor de la ciclovía en el
Boulevard Marcelino García Barragán en la consulta pública realizada el domingo por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCJ), a petición de los vecinos que se oponían a su operación.

Este respaldo debe ser tomado como una señal de la voluntad
ciudadana por apostar por la construcción de una red de ciclovías para alcanzar una movilidad más sustentable.

En este sentido debe tomarse también como una exigencia al gobierno estatal y los municipales para coordinarse mejor y avanzar a mayor velocidad y con mayor eficacia en la implementación de este
entramado de carriles para ciclistas, no sólo para los que tienen como hobby el uso de la bici, sino para muchos que tienen en ella su principal medio de transporte. Sólo con esta red de ciclovías, se puede hacer realidad el logro del prometido esquema de movilidad integral que articule el transporte masivo (Tren Ligero y Macrobús), con el transporte público (las nuevas e incipientes rutas empresas con las que se pretende ordenar a los miles de camiones urbanos, taxis y las nuevas empresas de redes de transporte) con esta infraestructura que impulse el transporte no motorizado, y desincentive el uso del
automóvil, principal fuente de contaminación del aire que todos
respiramos. El apoyo social recibido el domingo a las ciclovías debe, pues, estimular a las autoridades para relanzar con más decisión esta política pública empeñada.

Además de este avance en el aspecto de la movilidad, la consulta del domingo nos deja varias lecciones que nos pueden hacer evolucionar como comunidad. Fue un ejercicio con el que se estimuló el
involucramiento de las familias en un asunto público que sin duda
abona en el fortalecimiento de la participación ciudadana.

La experiencia del domingo y el debate previo que vivimos por la
pertinencia o no de la consulta, por tratarse de un derecho al uso del
espacio público que no se debe someter a mayorías, y porque sus
resultados no serían vinculatorios para las autoridades, abren también la oportunidad para que el Poder Legislativo revise la recién aprobada Ley de Participación Ciudadana y se hagan los ajustes para mejorar en el futuro esta buena práctica.

El debate de la consulta nos permitió a todos escuchar a los que se
oponían a la ciclovía, no por estar en contra de la movilidad no
motorizada, sino por los errores que desde sus puntos de vista se
cometieron en lo que iba de la obra, críticas que deberán ser tomadas en cuenta por el gobierno estatal y municipales, para hacer menos
traumático para los vecinos la implementación de esta infraestructura para la bicicleta que es indispensable e inaplazable para mejorar
nuestra calidad de vida.
jaime.barrera@milenio.com
twitter: @jbarrera4

No hay comentarios.: