Ir al contenido principal

La letra chiquita de la consulta bicicletera



Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx/El Informador

Los resultados de la consulta sobre la ciclovía de Marcelino García Barragán no podían ser mejores para las instituciones: El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) salió perfectamente librado, con alta afluencia, datos inmediatos gracias a las urnas electrónicas y un resultado que no lo enfrenta con el Ejecutivo. Para el Gobierno de Jalisco el resultado es favorable por donde se vea. Ganó el “Sí” a la ciclovía por un amplio margen, lo que dejó a salvo al gobernador de haber tenido que imponer una decisión si hubiese ganado el “No”. Incluso a la UdeG y al Ayuntamiento de Guadalajara les salió bien pues un resultado adverso les hubiera obligado a tomar partido.

Más aún, la contradicción de haber aceptado una consulta solo con la solicitud de las colonias vecinas a la ciclovía (bastaron 49 firmas para lograrla) pero tener que aceptar votos de toda la zona metropolitana quedó zanjada porque el voto de los vecinos fue a favor: seis de cada diez la apoyaron. Si el resultado hubiese sido favorable solo gracias al voto de los habitantes de otras colonias, la contradicción habría sido terrible. Pero hasta eso les fue favorable.

Pero antes de que las instituciones canten victoria vale la pena revisar la letra chiquita del mensaje, lo que hay de fondo en esta consulta.

La primera y obvia es que si los vecinos recurrieron a esta estrategia es porque no fueron escuchados. Las autoridades, tan dadas a hablar y tan renuentes a escuchar, creen que cuando ellos hablan el mundo se transforma, que basta que el político o el funcionario emita una sonora declaración para que todos se den por enterados y, peor aún, para que todos estén de acuerdo. Socializar no es informar (aunque la mayoría de las veces ni a eso llegan); socializar es escuchar, dialogar y sobre todo tomar en cuenta las opiniones de los afectados. Nadie como ellos sabe cómo usar el espacio público. Puede ser correcto o incorrecto lo que hacen, pero la modificación de hábitos, usos y costumbres nunca es un proceso inmediato.

Segundo, nunca es una buena idea consultar sobre una obra terminada o en proceso. Las autoridades deben acostumbrarse a consultar antes. Esto puede traer un retraso en el calendario de obras, pero como dice un buen amigo, mientras sean rayas que opinen lo que quieran; cuando son ladrillos cada cambio es costosísimo.

Tercero. ¿Debemos cambiar la ley para que la consulta pública no pueda hacerse cuando se trata de derechos? Eso puede terminar en un embrollo, porque ser consultado y emitir una opinión sobre lo que nos afecta es también un derecho. No son pocos los derechos humanos que se contraponen y en esos casos lo único que funciona es el diálogo, la cordura y la buena fe. Lo que necesitamos es que los mecanismos de protección de derechos se den con anticipación.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ciclovías, adelante sin consulta: Alfaro

por Fernanda Carapia/ntrguadalajara.com

A FAVOR Y EN CONTRA. Los espacios para ciclistas generan diversas reacciones en la ciudad. (Foto: Alfonso Hernández) La construcción de ciclovías no está a consulta ciudadana, aseguró tajante el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. “Todo mundo tiene derecho a expresar su opinión, pero quien gobierna esta ciudad tomó hace mucho la determinación de que esta ciudad tiene que buscar mecanismos de transporte no motorizado y la apuesta de las ciclovías va a seguir adelante”. El presidente municipal criticó la postura del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de someter a consulta la construcción de caminos seguros para ciclistas. “No podemos ahorita salir con la barbaridad y atrocidad que dijo el instituto, que dice que vamos a someter a consulta pública si se hacen ciclovías en la ciudad, ¿quién se creen en el instituto?”. “La agenda de movilidad no motorizada es una agenda que hemos comprometido los gobiernos de esta ciudad p…

La Guadalajara amurallada domina 14% de la ciudad

Especialista de la Universidad de Passau, Alemania, analiza en particular el caso de Zapopan, donde están más de la mitad de 2500 cotos o “urbanizaciones cerradas” del AMG
Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO.  http://www.agustindelcastillo.com/
Los castillos del señor feudal ofrecían a sus moradores, incluso a los más precarios, los siervos que habitaban en torno a la muralla, una posibilidad perdida en la larga noche medieval: la seguridad. Bajo esta premisa, una extraña Edad Media se abre paso y domina cada vez más el imaginario de los moradores del área metropolitana de Guadalajara (AMG): los casi 2,500 “cotos” o urbanizaciones cerradas se extienden sobre 14 por ciento de las 65 mil hectáreas de “ciudad construida”, y van al alza.
Es un especialista migrado del mismo corazón de la vieja Europa, el doctorante en geografía por la Universidad de Passau, Bernd Pfannenstein, catedrático en la escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), quien s…

La atropellan y le exigen pago

por Fernanda Carapia,  5 de Septiembre de 2016/ntrguadalajara.com 
Sara Magos sospecha que hay corrupción entre los agentes que llevan su caso y la aseguradora GNP. Hace un año, la vida de Sara Magos García dio un giro de 180 grados: un auto la atropelló cuando iba en su bicicleta, pasó varios días en terapia intensiva, pagó más de 100 mil pesos para recuperar su salud, aún tiene secuelas y, por si fuera poco, debe cubrir el daño que causó al carro que la arrolló. “La señora reclamaba que le pagara sus daños, que me hiciera responsable del accidente que había provocado”, informó. Magos García sospecha que entre los agentes que traen su caso y la aseguradora GNP hay corrupción, pues han habido cosas que no checan, como que en uno de los peritajes de causalidad vial se señaló que la mujer que conducía el vehículo, Leticia Brambila López, viajaba a 40 kilómetros por hora.