28.8.17

No queda de otra


Para sentirse protegidos, algunos ciclistas optan por formar grupos al circular en el carril de la extrema derecha de Av. López Mateos Sur. Foto: Carlos Ibarra

Julio Cárdenas/Mural
Guadalajara, México (28 agosto 2017).- Como cada mañana, Joaquín Cortés Alba sube a su bicicleta para cumplir otra jornada laboral y llevar el sustento a su familia.

Con los primeros rayos del Sol sale de Santa Ana Tepetitlán, en Zapopan, rumbo al fraccionamiento El Palomar, en Tlajomulco de Zúñiga, donde trabaja como albañil.


Su trayecto es de alrededor de 8 kilómetros, de los cuales, 2.7 kilómetros son por la Avenida López Mateos Sur, donde la necesidad se sobrepuso al miedo de circular a la orilla de un carril destinado para los automotores.

"Sí está peligroso, pero yo digo: todos tenemos necesidad, o sea, tenemos familia y tenemos que ahorrarnos una feria; si gastas 200 pesos en el camión y gastas 50 pesos en la bicicleta, mejor la bicicleta", dice al recuperar el aliento.

Él no es el único que comparte esa idea, pues según un conteo realizado por MURAL recientemente, sólo en una mañana, de las 8:20 a las 9:20 horas, se contabilizaron otros 151 ciclistas en dirección al sur por esa avenida.

Ante el peligro por la presencia de vehículos, los ciclistas se desplazan en grupo a la orilla del cuarto carril de la arteria, pues de esa forma, señalan, el miedo disminuye.
"Sí me da más confianza, mucha gente va, ¿por qué yo no?, así agarramos un poco más de valor", expresa José Omar Torres Barajas, vecino de Arenales Tapatíos, que alcanzó la rodada de Joaquín.

Otras medidas de seguridad van desde subirse a banquetas, pedalear mesuradamente y hacer ademanes, principalmente a los camioneros.

"Ahorita, por el viaducto que está aquí (en Bugambilias), ahí se pone peligroso, porque a veces no lo respetan a uno y luego está el charcote y les vale", se queja Joaquín.

"(Lo que hago es) venir más al pasito, y echarles señas a los camiones, porque los camiones son los que no lo respetan a uno, y pues nomás hacerles la seña como medida de prevención".

Los más ingeniosos equipan su bicicleta, como Felipe Hernández, quien le instaló un retrovisor en el manubrio izquierdo, para estar alerta en su recorrido diario hasta La Rioja.
Sin embargo, el problema no es sólo la carencia de infraestructura para la bicicleta, también hay un vacío legal para proteger a los ciclistas, pues hasta ahora no se ha homologado el reglamento con la Ley de Movilidad y Transporte, derivado de la "Biciley".

El primero, en su Artículo 49, estipula como prohibido circular en vías rápidas (con velocidad máxima de 80 kilómetros por hora), como es el caso de López Mateos Sur. Mientras que el Artículo 12, fracción XI, de la "Biciley" permite circular por todas las vialidades del Estado, a excepción de los carriles de alta velocidad.

Para sentirse protegidos, algunos ciclistas optan por formar grupos al circular en el carril de la extrema derecha de Av. López Mateos Sur.

No hay comentarios.: