9.10.17

Artesanos, ruta como cualquiera



De acuerdo con el Frente Común de Usuarios y Operadores, la Ruta-Empresa Artesanos no cumple con puntos básicos, pese al incremento en su tarifa. Foto: Alejandro Madera

Fernanda Carapia y César Rubio/Mural
Guadalajara, México (09 octubre 2017).- La Troncal Artesanos está lejos de ser una ruta de transporte público modelo con un servicio de calidad e incluyente.

"En la cuestión de la accesibilidad universal está reprobadísima, es la parte más golpeada, la menos cumplida, no sirven los parlantes, no hay infraestructura para gente de talla baja, no hay derroteros exteriores, les está fallando mucho las características del vehículo y la información al usuario", externó Cecilia Jiménez, integrante del Frente Común de Usuarios y Operadores.


La Ruta Artesanos obtuvo autorización del Ejecutivo para incrementar el costo del pasaje de 7 a 9 pesos el pasado 1 de octubre, por supuestamente cumplir con las normas técnicas del Instituto de Movilidad y Transporte.

Ante ello, y durante tres días, diversos organismos civiles hicieron una evaluación del cumplimiento de la normativa en la Ruta-Empresa, en cuanto a características de la unidad, calidad en el servicio y la información e imagen a los usuarios.

El primer "tache" a la ruta fue la frecuencia de paso, pues se detectó que las unidades tardan más de 30 minutos y, en ocasiones, pasan hasta tres juntas, lo que contradice uno de las promesas de la Ruta-Empresa.

Pero el tiempo de espera es mayor si la persona que desea abordar la unidad trae una bicicleta o usa silla de ruedas, ya que sólo hay dos unidades con racks y acceso universal, y demoran más de una hora y media en pasar.

Además, detectaron que en hora pico, las unidades van saturadas, con personas paradas sobre los escalones de ingreso y salida, cosa que, según el Ejecutivo, no se iba a permitir en el nuevo modelo de transporte, pues habría un monitoreo para ajustar las frecuencias en los horarios con mayor demanda.

En el tema de la información al usuario las unidades no tienen información sobre el derrotero ni tampoco está a la vista un gafete con el nombre del operador o su fotografía.

En las paradas, los tótems datos relacionados con la ruta y sus puntos de ascenso y descenso ya están vandalizados.

Los colectivos que hicieron esta evaluación coincidieron con las fallas detectadas por el Observatorio de Movilidad y Transporte en el tema del prepago, pues sólo el 1 por ciento de los usuarios usa la tarjeta ya que no saben dónde comprarla, además de que se enfrentan a la falta de puntos suficientes de recarga.

Jiménez consideró lamentable que se haya dado el aumento cuando la ruta no está cumpliendo al 100 por ciento con las normas técnicas.
"Está el riesgo de que replique un modelo deficiente y que se venda como bueno, porque ya ha pasado, y esto nos va a impactar en toda la Ciudad.

"La ruta Artesanos es el modelo y es lo que se va a replicar y queremos evitar que se vaya a replicar con los vicios que ya tiene, antes tienen que corregirlos".

Los resultados de esta evaluación serán dados a conocer en los próximos días y se enviarán al Poder Ejecutivo con el objetivo de que sean tomados en cuenta.
Ponen 'candado' al pago

En el pasado quedará que los conductores de la Ruta Troncal Artesanos se distraigan al cerciorarse si un usuario pagó su pasaje o no.

Ante la "burla" de uno de cada 10 usuarios -según cálculos de la Alianza de Camioneros-, que cubría con su cuerpo la alcancía y no pagaban su viaje, el organismo operador optó por instalar en los 22 camiones un dispositivo en el tablero de los conductores, donde se les notificará el pago del pasaje.

La intención es evitar conflictos con usuarios o distracciones.

"Decidimos no cambiar (las alcancías de lugar) por el hecho de priorizar la vista del conductor al validador o alcancía nos restringe la circulación, por eso mejor se empezó a poner en un display en el tablero del conductor", explicó Hugo Higareda, presidente de la Alianza de Camioneros.

No hay comentarios.: