15.11.17

2017 cerrará con 52% más días con aire malo que 2016




En el año, se desploma la verificación, empeora la movilidad de automotores, el clima se calienta, los bosques se quema y las lluvias escasean.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com

Como efecto de la mala calidad de las gasolinas, de más de la mitad de los automotores obsoletos, del bajísimo cumplimiento de la verificación de autos, de los bloqueos constantes a la movilidad en calle por obras o espectáculos en días laborables, de la ineficiencia e insuficiencia del transporte público, de la ciudad expandida y deficientemente estructurada entre sus zonas habitacionales y las fuentes de empleo y estudios, de la ausencia de áreas verdes y la mala calidad de muchas de sus rúas, del comportamiento de los vientos dominantes, de la desertificación y de las temperaturas promedio al alza... 2017, a 50 días de su fin, ya es un año desastroso en calidad del aire.

La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) reconoce que este año pinta para acumular 70 días de mala calidad del aire contra 46 en 2016 (un aumento de 52 por ciento) y apenas 21 en 2015. Señala que si se hubieran cumplido los parámetros recomendados por la Organización Mundial de la Salud tan solo en el caso de partículas suspendidas de 2.5 micras (PM 2.5), se habrían evitado 395 muertes en 2010. Pero esto, a siete años, no cambia demasiado, pues apenas se comienza a contar con instrumentos de medición de ese contaminante específico.

El año comenzó mal: en los primeros días de enero, el gobierno estatal decidió interrumpir la aplicación de la "nueva verificación" ante el problema económico que se venía con el llamado "gasolinazo" (esto es, la liberación del precio de las gasolinas).

El problema es que la verificación prevaleciente desde 2009 tampoco fue promovida, aunque se supone es obligación de los automovilistas. Como resultado, 16.04 por ciento de los tres millones 374,987 automotores de Jalisco (553,498 vehículos) han verificado. De esas cifras globales se desglosan las del área metropolitana de Guadalajara: de dos millones 230,381 autos que hay en sus nueve municipios, apenas 432,917 verificaron. Los datos son al 5 de noviembre pasado.

Si se revisa el estadístico de cumplimiento que ofrece la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), podría ser el peor de la historia de la verificación: 18 por ciento en 2009, 28 por ciento en 2010, 31 por ciento en 2011, 34 por ciento (su cúspide de cumplimiento) en 2012. Luego: 28 por ciento en 2013, 22.5 por ciento en 2014, 22.9 por ciento en 2015, 23.7 por ciento en 2016. La previsión es que alcance 20 por ciento con lo que acumule en el final del año, ¿alcanzará?

El problema no tiende a mejorar, sino empeorar. Mientras la ciudad no resuelve cómo moverse con menor consumo de energía, el clima tiene su papel: La región ha entrado a una fase débil La Niña ("La Niña es un fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur o ENOS", que "En México, provoca lluvias excesivas en el centro y sur del país, sequías y lluvias en el norte de México, e inviernos con marcada ausencia de lluvias", reporta el sitio www.elclima.com.mx) que significará temperaturas moderadas en invierno y elevadas en primavera. Esto deriva que este invierno pueden unirse los dos componentes más dominantes de la atmósfera contaminada de la ciudad: las partículas suspendidas propias de los meses secos, y el ozono (O3), que se forma por una reacción química de una serie de precursores de la gasolina mal quemada que se expulsa de los escapes de automotores, con la radiación solar. Esta baja humedad residual también puede potenciar el caso de incendios forestales, renglón en el que Jalisco ostenta desde 2016 el primer lugar estadístico a nivel nacional.

De hecho, en 2017 se decretaron trece emergencias atmosféricas y tres alertas atmosféricas preventivas por el problema de incendios forestales. Se debe reconocer que a diferencia de la administración 2007-2013, la forma de medir la contaminación y el riesgo se hizo más estricta a partir de 2014, lo que ha derivado en decretar más precontingencias y contingencias que en el pasado. La política de las emergencias y alertas atmosféricas también es aportación de la actual gestión de la Semadet.

El desafío del azufre

El tema de la "democracia energética" que detonó desde el Congreso la legisladora perredista Mónica Almeida López, ha servido para paliar el fracaso que propició la política a la "nueva verificación". Si ésta pretendía un sistema riguroso de medición y control de la contaminación de automotores, y multas al incumplimiento, el planteamiento alterno se ha montado sobre el tema de la calidad de los combustibles, es decir, es esencialmente preventivo, sin efectos de recaudación.

La NOM-016-CRE-2016 establece un promedio de 30 partes por millón (ppm) de azufre; en las modelaciones que hizo la Semadet para el caso de que se cumpliera no como promedio, sino como tasa máxima de azufre, "se observa que el CO2 [bióxido de carbono] se reduce alrededor de 22,3 por ciento, esto indica que con el combustible permitido en la NOM-016-CRE-2016, se tiene un factor muy alto de CO2 en comparación con el factor de emisión con el combustible de California, lo que adicionado a las reducciones presentadas en otros factores de emisión, incluso al observar las reducciones presentadas al comparar el mismo combustible que cumple con los criterios de la NOM-016-CRE-2016 con respecto a la mezcla de Texas, da idea de la posible influencia de la formulación y calidad de la gasolina base, más allá de la inclusión o no de etanol".

Posteriormente, "se realizó un análisis del cambio de los factores de emisión con la composición de la gasolina cumpliendo con la NOM-016-CRE-2016 con respecto del combustible de California, según el año modelo vehicular de los vehículos de pasajeros; lo anterior debido a que las principales reducciones en los factores de emisión se presentaron con dicha comparación [...] se observa una reducción en los factores de emisión de CO2 atmosférico que va siendo mayor conforme las tecnologías vehiculares son más recientes. La modelación con el combustible de California es el único escenario que presentó alguna mejora en términos de reducción en el factor de emisión de CO2". Es decir, a carro más viejo, menos mejora. El problema es que 40 por ciento de los automotores en Jalisco es anterior al año 2000, con tecnología obsoleta o vencida.

"Si bien esta mezcla de combustible más limpio presenta mejora en los factores de emisión de los hidrocarburos totales gaseosos, óxidos de nitrógeno, benceno, trimetilpentano, hexano, tolueno, hidrocarburos no metano, compuestos orgánicos volátiles y como se mencionó anteriormente en el dióxido de carbono, los cuales las otras mezclan no logran, presenta incremento en los factores de emisión de otros contaminantes, tal como en el xileno, etilbenceno, formaldehído y metano. Otro contaminante que aumenta su factor de emisión en 97 por ciento con esta mezcla es el Propionaldehído". Es decir, no existe el combustible perfecto, concluye el documento (Estimación de emisiones vehiculares por combustión con diferentes tipos de gasolinas en el AMG, Semadet, 2017), pero la estrategia contra el azufre es correcta porque da más beneficios ambientales.

------------------------------------------------------

Claves

Jalisco propone no tolerar más de 30 ppm de azufre

Entre los elementos propuestos a la Comisión Reguladora de Energía por los poderes Ejecutivo y Legislativo de Jalisco, el tema de disminuir el azufre en las gasolinas juega un papel central

Se busca "reducir el nivel de azufre a máximo 30 ppm en todas las gasolinas en la ZMG y en el resto de la republica, la entrada en vigor debe ser inmediata. La tabla 6 debe decir: azufre: ZMVM, ZMG, ZMM máximo 30 mg/Kg, resto de la república máximo 30 mg/Kg". Actualmente, la NOM 016 señala ese nivel como promedio, y un máximo de 80 ppm"

"El azufre es un compuesto natural en el petróleo crudo. Cuando se quema el combustible, el azufre se combina con el oxígeno (SOx) para crear emisiones que contribuyen a la disminución de la calidad del aire y tienen efectos negativos sobre el medio ambiente y la salud"

"La presencia de azufre en los combustibles para vehículos también causa un aumento en la liberación de otros compuestos perjudiciales para el medio ambiente. El alto contenido de azufre disminuye la capacidad de conversión catalítica de un sistema, aumentando así las emisiones de óxidos nitrosos (NOx), monóxido de carbono (CO), hidrocarburos y compuestos orgánicos volátiles (COV)"

"El azufre presente en los combustibles ayuda a los motores del vehículo ya que también actúa como un lubricante. De este modo, aunque se reduzcan las concentraciones de azufre para disminuir las emisiones del vehículo, también será necesario modificar los lubricantes sin comprometer el ahorro de combustible o disminuir la frecuencia de cambio de aceite. Esto podría lograrse utilizando lubricantes con detergentes sin azufre, utilizando una base de mayor calidad y aumentando el uso de antioxidantes haciendo imprescindible el uso o tolerancia de azufre presente en los combustibles"

Las principales preocupaciones ambientales relacionadas con las emisiones de azufre "son la lluvia ácida y la formación de partículas. Cuando se emite dióxido de azufre (SO2) y se combina con agua, forma ácido sulfúrico o lluvia ácida. La lluvia ácida tiene muchos impactos ambientales negativos incluyendo la acidificación de los sistemas acuáticos, aumentando la acidez del suelo y dañando la vegetación. La lluvia ácida también puede causar la degradación de los edificios y otras infraestructuras humanas"

El azufre "también se emite de vehículos en forma de partículas de sulfato (SO4). Junto con los óxidos de nitrógeno (NOx), estas partículas contribuyen a la formación de partículas (PM). Las emisiones de PM reducen la visibilidad y también tienen impactos en la salud humana, dando como resultado un mayor número de días de actividad restringida. Los impactos en la salud humana están generalmente relacionados con enfermedades respiratorias, incluyendo mayor frecuencia en bronquitis y asma. Estas enfermedades han llevado a un aumento de la mortalidad prematura"

Así, concluye la propuesta de Jalisco, "es imposible limpiar el aire, o en particular reducir la contaminación del aire del sector de transporte, sin eliminar el azufre de los combustibles. El azufre es un contaminante directamente, pero lo más importante es que el azufre impide la adopción de todas las principales tecnologías de control de la contaminación. Ninguna estrategia significativa de reducción de la contaminación del aire puede funcionar sin reducir el azufre a niveles casi cero"

Fuente: documento preliminar para propuesta de modificación a la norma oficial mexicana NOM-016-CRE-2016, Jalisco, 2017, www.democraciaenergetica.mx

SRN

No hay comentarios.: