1.4.18

La bici ¿opción para todos?



En el Debate/Mural
01 Abr. 2018

Jesús Carlos Soto Morfín

Movernos en Guadalajara no debería representar un viacrucis cotidiano. Todos queremos encontrar calles fluidas, silenciosas, agradables, a través de las cuales podamos transitar para llegar bien y a tiempo a nuestros destinos. Pero la realidad es que con 2.2 millones de autos circulando y con 1.2 pasajeros promedio por auto, se han saturado las vialidades y los viajes se han vuelto lentos drásticamente: lo que por su distancia debería tomar 15 minutos, ahora toma 40. La cruda realidad es que no hay espacio para mover más autos. Lo que es cierto es que donde cabe un coche, caben 6 bicicletas o 12 personas. Y un solo autobús (doble cabina) sustituye a 103 carros, lo que significa mover a 150 personas.

Las alternativas internacionales más exitosas para garantizar una movilidad eficiente consisten en lograr un esquema de movilidad mixta, donde los viajes en auto son sustituidos por viajes a pie, en bici y en transporte público (o varias combinaciones de éstos). Viajes que hacen más eficiente el uso del espacio vial y permiten que todos los medios se muevan de manera más fluida.

Un auto menos también ahorra emisiones de partículas ultrafinas, PM10 y PM2.5, principales causantes de enfermedades respiratorias y cáncer de pulmón, por no hablar de los síntomas asociados como la somnolencia y los dolores de cabeza. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la exposición a dichas partículas es la causa de la muerte prematura de 13 mil niños de entre uno y cuatro años de edad, cada año (2004). Los autos también son de los principales emisores de CO2, factor de calentamiento global que pone en riesgo nuestro futuro.

Aunque la evidencia nos dice que utilizar el auto no es lo más sensato, consideremos que en las circunstancias actuales no es factible evitar todos los viajes en él. La última Encuesta Origen y Destino para el AMG registró que el 40% de los viajes en auto eran de menos de 3 km. Si al menos evitáramos ese porcentaje, las calles serían mucho más fluidas para quienes sí tengan razones para usar medios motorizados.

Las ciclovías que han aparecido en el AMG para beneficio de todos, parten de un Plan de Movilidad Urbana No Motorizada, buscan evitar viajes en auto, incentivar nuevos usuarios de la bici y salvar vidas. La bici no sólo la utiliza el joven profesionista con conciencia medioambiental. La utilizan por necesidad cientos de obreros y estudiantes que recorren a diario la Ciudad a pesar de la violencia vehicular. Invertir en vías ciclistas ayuda también a paliar los efectos nocivos de la desigualdad, principal factor de la violencia que hoy todos sufrimos.

Está comprobado que los planes en movilidad integral y mixta son los más eficaces para resolver de manera inteligente una necesidad pública. En Guadalajara queda mucho por hacer y no puede ser la excepción: tenemos una ciudad noble en pendientes y aún en distancias, óptima para la movilidad no motorizada. Mientras más gente haga sus viajes mixtos (largos o cortos), más fluidas encontraremos las calles, respiraremos un aire más limpio y disfrutaremos de un ambiente menos hostil. Viviremos más felices como en estas semanas de Santa y Pascua. Sin duda esa es la Ciudad que queremos para todos.

Recomiendo leer este caso de mamás ciclistas que defendieron el diseño de una avenida segura en Seattle. Sirva de inspiración y nos dé esperanza: https://bit.ly/2GjIzst.


El autor es Director de Movilidad y Transporte de Zapopan.




Rodolfo Beraud Gutiérrez

1.- El plan del consejo metropolitano para el desarrollo de una movilidad no motorizada para los Municipios que forman la Zona Metropolitana de Guadalajara, como todos los planes de gobierno que hemos sufrido desde que tengo uso de razón, son planes que traen de otros lugares del planeta y son copiados tal cual sin tomar en cuenta nuestra realidad social, económica, de desarrollo, de espacios adecuados y, lo más importante, de las necesidades propias de cada región de México.

2.- Por lo mismo estos "planeadores" no tomaron en cuenta la vocación comercial de esta Ciudad, misma vocación que ha sido motor de desarrollo de la misma desde su inicio, ya que desde la época colonial era el paso de la mercancía que venía del puerto de San Blas y de aquí se distribuía a todo el País, así como aquí se concentraban las caravanas de mercancía que salían y siguen saliendo hacia todo el Pacífico.

3.- Ésta no es una ciudad industrial con grandes fábricas que pudieran emplear a miles de obreros y empleados que usen un medio de transporte como la bicicleta, y esta es la causa de que las ciclovías ya instaladas luzcan abandonadas. No existen ni las bicicletas ni los ciclistas suficientes para aprovechar este nuevo elefante blanco, esta es una Ciudad que requiere buenas vialidades para mover la mercancía que aquí se distribuye para seguir con su vocación y que es lo que mueve la economía de esta zona metropolitana.

4.- Regresando al tema de la movilidad no motorizada se puede decir que es buena para distancias cortas, porque, díganme, ¿cuántos de los habitantes de esta urbe estamos capacitados para recorrer en bicicleta, digamos de Ciudad Bugambilias al Parque Industrial Belenes o de Tesistán a Miravalle? O algún trayecto más corto: del Parque Revolución a la Unidad Planetario, por nombrar unos trayectos.

5.- Otro punto muy importante es que esta Ley de Movilidad tiene una importante falla de origen: no contempla ninguna sanción para el ciclista o peatón que infrinja dicha ley. El argumento para no contemplar sanciones para los antes mencionados es ridículo y falto de sustento ya que al cuestionarles ese punto los responsables de elaborar esa ley mencionan que no tienen la infraestructura ni los recursos para aplicar multas.

6.- ¿Por qué no se creó la infraestructura y se gestionaron recursos para entonces sí promulgar una ley bien sustentada y que pueda castigar a los infractores, pues de todos es conocido que casi el 100% de los ciclistas y peatones violan las leyes de movilidad sin que nadie tenga las atribuciones para detener esas conductas que generan un peligro para todos.

7.- Por si esto no es suficiente para cuestionar el plan de movilidad no motorizada, las ciclovías ya instaladas son un espacio poco utilizado por los ciclistas (esto lo vemos a diario todos, menos los impulsores de este plan); se les quitó de dos a tres carriles a algunas avenidas y calles, provocando embotellamientos, caos vial y contaminación. Pues sin tener un estudio a la mano, por puro sentido común, un trayecto en automóvil que antes de la instalación de las ciclovías se recorría en 15 minutos, el día de hoy no se puede hacer en menos de media hora; un ejemplo: de Plaza de la Bandera a la Pila Seca por Boulevard Marcelino García Barragán. Y claro: un motor de combustión interna encendido media hora contamina más que estando encendido 15 minutos.

El autor es líder de colonos de Av. Revolución.



opinion@mural.com

No hay comentarios.: