29.4.18

Viven la vida en dos ruedas



Con más de seis años como ciclista urbana en Guadalajara, Laura González ha hecho de la bici su medio cotidiano para trasladarse


Como Laura González, muchas personas tienen que ir venciendo los miedos al tráfico citadino (Fernando Carranza)

ARTURO RAMÍREZ GALLO/Milenio

“Me subí a la bici, de hecho aún vivía con mis hermanos, ni les avisé. Ya les avisé cuando me iba, ‘Ya me voy en bici’, porque si les avisaba como antes, me iban a decir ‘No, estás loca, no te vayas’, y me iba a dar más miedo”. Así recuerda Laura González su primera salida en bicicleta en las transitadas calles de la ciudad.

El título de “pueblo bicicletero” lo tuvo Guadalajara por muchos años, y ahora lo tienen diversas ciudades medias del estado de Jalisco. Un ejemplo es La Barca, municipalidad ubicada en la Ciénega de la entidad jalisciense. Laura pasó la mayor parte de su vida en La Barca, a las orillas del Lago de Chapala, y todos sus recorridos a la escuela los hacía en su bicicleta, pues era más rápido, había menos complicaciones para los estacionamientos y la población está adaptada a convivir entre automotores y las bicis.



Las aspiraciones de la joven provocaron que ella se trasladara hasta Guadalajara para estudiar la carrera de Arquitectura en la UdeG y fue hace doce años cuando llegó a la metrópoli y la dinámica de los recorridos cambió.

Trasladarse todos los días en bicicleta hasta el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), en el extremo norte de la Calzada Independencia, le parecía demasiado arriesgado por la cantidad de vehículos en la ciudad y la poca cultura vial.



Los primeros acercamientos que Laura tuvo con traslados en bici en Guadalajara fueron los recorridos nocturnos y la Vía RecreActiva.

En el tiempo que tiene viviendo en la capital de Jalisco, el uso que le daba a la cicla en los primeros seis años fue solo a través de los recorridos. A partir del segundo sexenio comenzó a utilizar los pedales y ruedas para sus recorridos rutinarios.

Un día decidió tomar su bicicleta, salir de la zona de la ex Penal de Oblatos y hacer un recorrido de 11 kilómetros hasta la colonia Providencia en Guadalajara.

“Las primeras veces sí reconozco que sí me iba en la banqueta, porque, pues me daba miedo. Busqué las rutas más tranquilas y poco a poco me estuve animando a irme a trabajar. Ya no utilizaba las banquetas y ya después hasta agarraba el camino más corto que era Javier Mina y todo Juárez, luego ya Rubén Darío y ya no iba zigzagueando”, cuenta Laura.

Ahora, Laura tiene tres bicicletas. La primera es como las que se conocen como “panaderas” y que se caracteriza por ser pesada y tener pocos accesorios. Posteriormente decidió adquirir una bicicleta híbrida y con esta actualmente realiza sus traslados.

En un taller organizado por GDL en Bici y Rila Libre, armó una bicicleta a base de bambú. También contaba con una bici plegable, pero la vendió.

En total, en su casa hay cinco ciclas. Para estacionar las cinco bicicletas construyó un mueble con ayuda de tarimas. Con el paso del tiempo también se ha preparado para conocer cómo es la forma de reparar una bicicleta.

(Laura tiene 5 bicicletas, algunas ella misma las construyó)

“Tengo mi herramienta básica, tengo llaves allen, mi grasa para darle servicio básico a los rodamientos, aceite. Tengo una bomba de píe, tengo diferentes tipo de llaves, tengo varias herramientas, corte de cadenas”, cuenta Laura antes de salir de casa.

Todos los días sale acompañada de su bicicleta, se despide de sus dos perros y se coloca un casco de protección para salir rumbo a su trabajo. Hace valer su derecho de circular por el centro del carril derecho y también aprovecha la ciclovía de avenida La Paz y demás infraestructura ciclista en la ciudad. El recorrido a su labor es de diez minutos, pero también realiza otros más largos.

En Guadalajara se comienza a retomar el mote de “ciudad bicicletera”, pero no con un carácter despectivo, sino porque parte de la población decide ya trasladarse en bicicleta.

En la ciudad hay más de 30 agrupaciones y colectivos que promueven el uso urbano de la bicicleta, una incipiente red de ciclovías y el programa Mi Bici, que cumplió la meta de brindar cinco millones de viajes y tener más de 35 mil usuarios.

CLAVES

¿Cómo circular?

*Pedalear sobre la vialidad y nunca sobre la banqueta o zonas de uso exclusivo para peatones; sólo los niños y niñas menores de 12 años pueden ir por la banqueta.

*En caso de querer ir por la banqueta, debe bajarse de la bici y caminar.

*Evitar circular por carriles exclusivos para el transporte público.

*Pedalear en el sentido que marca la circulación.

*Circular sobre el carril derecho de la vía y tomarlo completo para estar al alcance de la vista de los conductores de vehículos motorizados.

*Pedalear en línea recta. Evite entrar y salir de entre los coches estacionados.

*Cuando existen autos estacionados en el carril derecho, mantenga una distancia mínima de un metro, para evitar algún accidente con puertas que se abren repentinamente.

*Si se viaja en grupo, éste tiene que abarcar todo el carril derecho o puede ir sobre la vialidad en una fila.

*Utilizar la infraestructura ciclista existente.

*No circular por puntos ciegos.

*Nunca rebasar a los camiones por la derecha, sobre todo cuando éstos bajan pasajeros. Hay que esperar detrás del autobús hasta que éste avance nuevamente.

*Si hay que rebasar a un vehículo motorizado, hay que hacerlo por el lado izquierdo y procurando que haya contacto visual con el conductor de esa unidad.

*Cuando un camión de transporte público se acerque por detrás, no hay que acelerar la marcha ni colocarse en el costado derecho del carril. Hay que continuar en el centro del carril y continuar pedaleando con seguridad, de manera que el chofer entienda que para rebasar tendrá que cambiar de carril.

Fuente: Manual de Ciclismo Urbano

MC

No hay comentarios.: