Tendrá L1 alertas vs. inundaciones



El mecanismo, denominado electronivel, se colocará en puntos conflictivos durante el temporal. Foto: Maricarmen Galindo

César Rubio/Mural
Guadalajara, México (24 junio 2018).- Luego del tren que quedó sumergido por la lluvia, la Línea 1 del Tren Ligero tendrá un sistema que alertará a conductores si es seguro o no cruzar determinado túnel, adelantó Rodolfo Guadalajara, titular del Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur).


El mecanismo, denominado electronivel, se colocará en puntos conflictivos durante el temporal, como las estaciones Washington, Atemajac y ahora el vado San Francisco, localizado en la interestación Dermatológico-Periférico Norte.

"Vamos a instalar un electronivel en diferentes túneles que nos diga 'a partir de tal nivel en automático no se puede circular', ya se había hecho algo en (la estación) Washington", explicó Guadalajara.

"Hay un sistema muy básico que determina cual es el nivel de agua máximo permisible que determina cuando se activan las bombas, todos los pasos a desnivel tienen bombas, eso sí está pero no hay un sistema que determine si es seguro circular con antelación o no".

El funcionario detalló las acciones a implementar a raíz del incidente del pasado 10 de junio.
"Vamos a hacer tres cosas, primero, vamos a poner un sistema que determine con anticipación, unos 700 metros (antes) si hay un nivel (de agua) más allá del permisible para que emita una señal al conductor y éste pare o tome precauciones", indicó.

"Se va a crecer la barda del lado poniente (del vado San Francisco), se va a reforzar y crecer, para que si vuelve a (llover fuertemente) no entre agua tan rápido, y la tercera es que vamos a restablecer un protocolo para cuando haya lluvia fuerte, hay uno solamente de conducción con lluvia".

Guadalajara precisó que este sistema se realizará en "casa" con insumos propios, por lo que no generará un costo extra.

Por otra parte, el titular del Siteur detalló la anegación con base a datos obtenidos de la caja negra del convoy afectado, esto luego de que un testimonio contradijo la versión oficial del organismo.

"El tren llega a su punto de máxima velocidad, sí toca agua pero no se inunda, el conductor hace cinco intentos de echar reversa, los trenes sólo pueden echarse en reversa cinco metros", sostuvo.

"Hasta que el agua lo alcanza y se bloquea en automático, lo que hace el conductor es desconectar el contacto con la catenaria; todo esto sucedió en alrededor de tres minutos, desde las 18:56 hasta las 18:58:22 horas".

Comentarios