Llaman a poner al peatón primero


Fernanda Carapia/mural
Guadalajara, México (19 agosto 2018).- Pese a que los peatones son la base de la pirámide de movilidad, son los más relegados.

A diario, Jorge Durán no sólo sortea el mal estado de las banquetas, también debe cuidarse de los carros y de que no le vaya a "llover" material de construcción.

"En todos lados donde hay obra obligan a bajarte de la banqueta porque las tienen invadidas con material o camiones; en otros lados las quitan porque dizque las van a arreglar, pero se olvidan que debemos pasar por algún lado", refirió el hombre.

Hace algunos meses, recordó, estuvo cerca de sufrir un accidente cuando caminaba por la zona de la Central Vieja, donde el Ayuntamiento de Guadalajara hizo una intervención para ampliar las aceras y crear cruceros seguros.

"No había por dónde pasar, así que me bajé de la banqueta y un camión pasó rápido y me pasó cerquita, con tantito que me moviera, me llevaba", relató.

De acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana sobre Calidad de Vida, presentada a mediados de 2017 por el observatorio Jalisco Cómo Vamos, al calificar el respeto al peatón y al ciclista de parte de los automovilistas, los habitantes de la Metrópoli dieron una calificación promedio de 4.9.

La escala fue del uno al 10, en donde uno era nada satisfecho y 10, muy satisfecho. En la misma pregunta, pero sobre los choferes de transporte público, la respuesta promedio fue de 4.5.

En un recorrido realizado por MURAL a construcciones ubicadas en la Zona Minerva, se constató que ninguna cumplía con la obligación de colocar tapiales y garantizar el paso seguro al peatón; lo más que tenían como medida de seguridad eran bandereros o cintas plásticas restrictivas.

Elton Osorio, integrante del Colectivo Ecologista y de Bicicleta Blanca, consideró que las autoridades municipales, a través de la Dirección de Inspección y Vigilancia, son omisas al no exigir a las constructoras las medidas de seguridad que establece el propio reglamento.
"Se debe garantizar la seguridad de todas las personas en los entornos donde se realizan obras, no sólo dentro de la obra, sino alrededor de la obra", dijo.

"Es un llamado para que en toda obra, ya sea obra de gobierno o privada, se garantice el flujo peatonal y de personas con discapacidad en los entornos a donde se realizan estas obras".

El activista agregó que si una construcción tiene que invadir la banqueta, se le debe obligar a delimitar un paso seguro sobre el arroyo vehicular y no sólo con cintas preventivas.

"Todo depende de la calle donde se esté realizando la obra: si es una avenida donde hay mayor flujo de vehículos y mayor velocidad, se deben poner las protecciones que garanticen la seguridad de las personas", apuntó.

Criticó que haya supervisión limitada, pues en la gran mayoría de las obras no sólo no hay pasos seguros, sino que además hay material sobre las aceras que complican, aún más, el tránsito peatonal.

Esta situación, destacó Osorio, se vuelve más apremiante cuando se trata de personas con discapacidad o adultos mayores, que no tienen la capacidad para subir y bajar aceras, lo que limita su derecho a un libre tránsito.

Comentarios