Aplican ciclistas protocolos para prevenir asaltos


En redes sociales se observan anuncios de venta de bicicletas que algunos ciclistas presumen que podrían ser robadas, pero también se comercializan en casas de empeño que las aceptan en prenda sin ningún tipo de control, según señala Víctor Morales, integrante del colectivo Bici 10, que promueve el uso de este medio de transporte.

“Se venden en casas de empeño o se comercializan en municipios del sur del estado, en el (tianguis del) Baratillo ya no tanto, como lo clásico, todos acuden a buscar ahí, pero existe un tianguis los jueves por el oriente de la ciudad, por la calle Plutarco donde se saben se venden este tipo de bicicletas enteras y muy baratas”, agregó.

Ante la inseguridad que queja a los ciclistas, los participantes en los recorridos nocturnos han optado por crear un protocolo de seguridad para protegerse de los asaltos y robo de sus vehículos, así lo explica el propio Víctor Morales.

“Tenemos prácticamente en lo que va del 2018 implementando un protocolo de seguridad para los propios integrantes del grupo, consiste en que, si alguien se poncha o se cansa, todos los integrantes del paseo nocturno nos paramos para arreglarlo y después continuamos, y es que alguna vez un par de personas se cansaron y se quedaron en un punto y fueron asaltadas”, señaló.

MILENIO JALISCO publicó ayer que la tendencia en el robo de bicicletas va repuntando al grado que podría alcanzar la marca del año 2015, cuando se denunciaron 147 hurtos; en el primer semestre de este año la cifra de denuncias era ya de 69.

De acuerdo con Víctor Morales, de Bici 10, también va en aumento la cifra de robo con violencia de bicicletas, muchos de los cuales no se denuncian por parte de las víctimas a la Fiscalía por considerar que no lograrán nada con eso.

Morales comentó que muchas veces es insuficiente dejar la bicicleta atada con un cable o cadenita con candado, ya que los delincuentes los trozan para llevarse el vehículo.

MC

Comentarios