El crecimiento urbano, una experiencia fallida

por Agustín del Castillo/ntrguadalajara.com
Alternativa. La coordinación y la gobernanza metropolitana pueden ser una opción para el crecimiento desordenado de la ciudad. (Foto: Mónika Neufeld)

La tendencia de la dispersión urbana no se ha detenido: todos los días se incrementan las construcciones en la periferia de la ciudad, sea en el valle de Tesistán, en la carretera a Colotlán, en la barranca del río Santiago o en la enorme planicie de Toluquilla.
Los alcaldes repiten desde hace seis años la misma justificación: son permisos que ya estaban otorgados.
Para el arquitecto Luis Manuel Ochoa, consultor que hizo posible el proyecto de LaBase (Laboratorio de Arquitectura Social Estratégica) en el clúster 21 de Hacienda Santa Fe, donde se pretende enfrentar la descomunal anomia social ocasionada por asentamientos humanos heterogéneos, extendidos sin un sistema integral de movilidad, y en manos de grupos delictivos (ver edición de El Diario NTR de Guadalajara del 4 de enero de 2019), la continuidad de la dispersión es un dato objetivo, y es necesario lidiar con él.
“El Área Metropolitana de Guadalajara ha tenido en los últimos 30 años un crecimiento expansivo, y es al sur del Periférico donde más ha crecido, un boom que muchos conocen, con un crecimiento exponencial, demográfico, y por ende urbano, que tiene que ver con una experiencia fallida por una política federal que le apostaba más a la cantidad, para cumplir con el número de viviendas, más que al calidad de las mismas, eso relacionado con el interés inmobiliario, el desarrollo ligado al capital, lo que hizo que esa política se realizara en el lugar donde la tierra era más barata, sin equipamiento urbano, y desgraciadamente en algunos de los casos sin servicios”, explica Ochoa.
Se trata de un drama cotidiano en Tlajomulco y en muchos rincones del país. “Por ahí están los indicadores y ciertamente Tlajomulco debe entrar entre los seis municipios en que más crecieron por este fenómeno, y seguramente tanto al norte de México, como Tijuana, Mexicali, hay 20 ciudades donde seguramente hay características similares dentro de las áreas metropolitanas; con este crecimiento, en Tlajomulco, hablamos de algo destacable porque llega casi a 800 por ciento, de 70 mil habitantes brinca a 600 mil, entonces eso para cualquier municipio es un fenómeno incontrolable…”.
A la tierra barata se aúna la falta de estructura institucional sólida de un ayuntamiento que en 1995 y 2000 era incipiente, la disposición de tierras ejidales jurídicamente inestables, y además, “creo que corre un rol fundamental para la ciudad la relación que tiene que ver Tlajomulco con el puerto [de Manzanillo], ser la entrada de productos hacia el sur, tener el aeropuerto, el paso de las vías férreas; o sea, hay ciertas características propias tanto para la expansión como para el desarrollo; por eso ya es y seguirá siendo fundamental esta zona de la ciudad para la historia de los siguientes 20 o 30 años”.
El Diario NTR: El gobierno de Peña Nieto se encontró con este desastre urbano, y que era necesario combatir esta expansión, la dispersión desmedida, ¿cree que ya hayamos llegado al momento cenit del crecimiento y que al ciudad se va a compactar y se va a consolidar en estos espacios que ya lo hizo, o todavía hay una tendencia a que se siga dispersando?
LUIS MANUEL OCHOA (LMO): Yo creo que todavía la tendencia no se detiene, pero que está en ese proceso, la clave es una mezcla de cuestiones, pero una fundamental es el ordenamiento del territorio, y creo que es un tema que ya está en la agenda de los gobiernos, que se está atendiendo; ahora es pensar cómo debe de ser y antes no se pensaba, y volvemos al punto en que nos encontramos.
NTR: ¿Tendríamos que pensar que los municipios tiene que ser otro tipo entes, o el famoso planteamiento de un gobierno metropolitano para enfrentar este tipo de intereses?
LMO: Así es, creo que es un gran tema que ya se está abordando en Guadalajara, que es la coordinación y la gobernanza metropolitana; hay esa apuesta desde lo metropolitano, por esa carencia que pueden tener los municipios en esas cuestiones, yo pienso que debe ser una especie de ping pong entre las escalas, entre la metropolitana y la municipal, con estrategias desde el municipalismo, aunque estos fenómenos se pueden abordar desde lo metropolitano.

Autorizaciones congeladas

Durante la administración del alcalde Alberto Uribe Camacho, el gobierno municipal determinó la moratoria en la aplicación de permisos para la expansión urbana, ante la necesidad de consolidar la estructura urbana y armonizarla con la disposición de servicios, especialmente los casos del agua y de la movilidad. La administración actual no ha hecho explícito si seguirá adelante ese esquema o se prevén soluciones distintas al problema.
da/i

Entradas populares