Camiones repartidores obstruyen la ciclovía

“No nos dejan pasar”, lamentan usuarios en Marcelino García Barragán
También son automovilistas y motociclistas quienes se ponen deliberadamente en el lugar que no les corresponde; exigen respeto a su carril
Por Rafael Hernández Guízar/paguna24Jalisco
Si bien al momento los carros que se estacionan son constantes y afectan la circulación de bicicletas, destaca también la falta de conciencia de algunos ciclistas quienes al llegar a los parabuses, donde se une el paso de la bicicleta con el abordaje del camión urbano, estos sigue nde paso, sin ceder el paso a los peatones/Foto: Archivo Página 24

Usuarios de la ciclovía que se ubica por Marcelino García Barragán lamentaron ayer que entre carros y camiones de empresas refresqueros, el ca­rril destinado a ellos quede en muchas ocasiones inutilizable. se trata de carros que se esta­cionan en el carril destinado al uso exclusivo de la bicicle­ta y camiones repartidores de empresas refresqueras como Coca-Cola y algunas cervece­rías los que impiden que los ciclistas hagan uso de la vía de forma segura.

“Pues sí es una lástima que hagan eso porque estorban y uno se tiene que pasar a la calle y entonces pues ya no tiene caso que haya ciclo­vía, a mí me sirve mucho esta porque la uso para ir al trabajo, para llevar a mi hijo la escuela, para regresar a la casa, la uso para todo”, dijo Alejandro un ciclista que pasaba por el lugar.

“La verdad que sí la ci­clovía está muy bien, vas muy seguro y puedes ir hasta San Pedro sin problema, algo que antes era muy complicado porque a ve­ces te tenías que subir a la banqueta, ahora otra vez a veces hay que subirse por­que no falta el que está es­torbando y eso es algo que sí sería bueno que estuvie­ran bien al pendiente los de Tránsito (policías viales) para que los multen”, agre­gó molesto.

La vía que va desde la Plaza de la Bandera en Guadalajara y llega hasta los Arcos de San Pedro Tla­quepaque, fue un proyec­to sumamente cuestionado por los vecinos de colonias como la Unidad Modelo y la Olímpica.

Dentro de las quejas, des­tacaban que se había quitado espacio para el paso del auto­móvil y que nadie la utilizaba, algo que constatamos ayer es mentira ya que muchísimos ciclistas pasan por el lugar, ya sea por diversión o necesidad, pero según se desprendió, les permite viajar de forma segu­ra.

Incluso la ciclovía fue so­metida a una consulta popular que costó alrededor de un mi­llón de pesos y que finalmen­te, el resultado –aunque no era vinculante– fue asumido por las autoridades, ya que los ciclistas salieron a votar para pedir su permanencia.

Si bien al momento algu­nos de los obstáculos como los señalados, es decir, los carros que se estacionan son constantes, destaca también la falta de conciencia de algunos ciclistas al momento de llegar a los parabuses donde se une el paso de la bicicleta con el abordaje del camión urbano, siendo aquí donde los ciclis­tas debe hacer un alto y ceder el paso a los peatones.

Lo que sí se reclamó a las autoridades estatales fue la falta de bicicletas suficientes que forman parte del progra­ma de bicicleta pública, es decir, pidieron que haya más ciclopuertos que ofrezcan el servicio para la ciudadanía.

Entradas populares